El crédito para vivienda cerró el 2009 mejor de lo esperado

La vivienda juega un decisivo papel en la calidad de vida de las personas y conlleva, en la mayoría de los casos, al acceso a servicios hoy considerados esenciales para alcanzar niveles mínimos de bienestar.

POR:
enero 20 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-20

Además, representa la principal inversión y el patrimonio más importante de las familias de ingresos medio y bajo. Incluso, en algunos casos, constituye una fuente importante de ingresos. No obstante, gran parte de la región muestra un gran déficit habitacional entre las familias de menores ingresos, lo que se expresa tanto en la carencia absoluta de vivienda como en la habitación de viviendas de calidad muy deteriorada o que no ofrecen los servicios básicos (déficit cualitativo) para vivir dignamente. En el 2009, el Estado colombiano implementó medidas con el objetivo de subsanar este fuerte déficit. Es así como desde el 16 de diciembre del 2009, la población en situación de desplazamiento cuenta con 2’349.500 pesos más en la asignación del subsidio familiar de vivienda para la adquisición de la misma, sea nueva o usada, para un total de 14’097.000 pesos correspondientes a 30 salarios mínimos mensuales legales vigentes. Según el Observatorio Financiero Internacional de la Universidad Nacional (Ofin), durante el 2009 la tasa de créditos hipotecarios descendió del 17,2 por ciento a comienzos de año al 13,9 por ciento actual, lo que permitió el año pasado que los deudores de créditos hipotecarios tengan un menor costo en la financiación de su vivienda, haciendo que un mayor número de familias tengan acceso a la adquisición de una solución habitacional propia. Según fuentes del Gobierno, la tendencia actual y la aplicación de nuevas medidas continuarán a lo largo de este año. En el tercer trimestre del 2009, el monto de los préstamos individuales entregados para adquirir vivienda nueva y usada alcanzó 343.451 millones de pesos a precios constantes de 1994, de los cuales 182.132 millones fueron otorgados para compra de vivienda nueva y 161.319 millones fueron desembolsados para vivienda usada. Lo anterior corresponde a un incremento de 5,1 por ciento respecto al mismo periodo del 2008; para vivienda usada representa un incremento de 7,6 por ciento y para el caso de vivienda nueva un aumento de 3,0 por ciento. Sin embargo en el periodo octubre del 2008 a septiembre del 2009, las entidades que financian vivienda entregaron 1’154.931 millones de pesos para la compra de la misma. Esto corresponde a una reducción de 7,8 por ciento con respecto al mismo lapso del año anterior; para vivienda usada se desembolsaron 507.731 millones de pesos, lo que representó una disminución de 10,7 por ciento, y para vivienda nueva se entregaron 647.199 millones lo que significa una contracción de 5,3 por ciento. El número de viviendas usadas registró una disminución de 8,6 por ciento y el de viviendas nuevas una reducción de 5,7 por ciento frente al mismo trimestre del 2008. Mientras que en 12 meses corridos, la variación en el número de soluciones financiadas (-13,2 por ciento), se explica por reducción de 18,1 por ciento en el número de viviendas usadas y 9,2 por ciento en las viviendas nuevas. OTROS INDICADORES La cartera hipotecaria de vivienda, en el tercer trimestre del año pasado, se caracterizó por presentar un saldo de capital total de casi 20.000 millones de pesos corrientes, lo que significó un incremento de 2,4 por ciento respecto al trimestre anterior. Por otro lado, según el Ofin, el saldo de capital total se conformó de 12.913 millones de pesos corrientes destinados a la financiación de vivienda tipo no VIS y 7.069 millones para la financiación de vivienda tipo VIS (vivienda de interés social). Del valor del saldo de capital total, en el tercer trimestre de 2009, 17.774 millones de pesos corrientes se clasifican como cartera vigente y 2.209 millones como cartera vencida, correspondiente a cinco o más cuotas en mora. De las 753.907 obligaciones que componen la cartera hipotecaria, 439.897 créditos corresponden a la financiación de VIS y 314.010 a créditos para vivienda tipo no VIS. Al comparar el tercer trimestre del 2009 con el mismo periodo de 2008, se encuentra que la cartera hipotecaria de vivienda registró un aumento de 7,8 por ciento en el saldo de capital total. Esta variación corresponde a incrementos en la cartera vigente y la cartera vencida de 8,7 por ciento y 0,9 por ciento, respectivamente. Los saldos de capital total para vivienda tipo no VIS y VIS registraron incrementos de 8,8 por ciento y 6,0 por ciento, en cada caso. El número de créditos hipotecarios presentó una retracción de 1,6 por ciento explicado por la caída en la cartera vencida y vigente de 2,5 por ciento y 1,5 por ciento, respectivamente. Por su parte, las obligaciones hipotecarias para vivienda tipo no VIS disminuyeron 4,8 por ciento, mientras que los créditos para vivienda tipo VIS se incrementaron 0,7 por ciento. En lo que respecta al pago de las cuotas, al finalizar el tercer trimestre de 2009, las entidades que financian vivienda en el país cerraron con un capital de 1.545.334 millones de pesos corrientes, correspondiente a una o más cuotas vencidas, lo que significó una disminución de 1,7 por ciento en comparación con el trimestre inmediatamente anterior cuando el capital de una o más cuotas vencidas totalizó 1’571.665 millones de pesos corrientes En el mismo sentido que lo anterior, al comparar el tercer trimestre de 2009 con el mismo período de 2008, se observa que el capital de una o más cuotas vencidas correspondiente a vivienda tipo no VIS marcó una disminución de 5,8 por ciento, al pasar de 1’088.528 millones de pesos corrientes, en el tercer trimestre de 2008 a 1’025.111 millones de pesos corrientes en el mismo trimestre de 2009. La cartera hipotecaria de vivienda tipo VIS, una caída de 1,0 por ciento en el capital de 1 o más cuotas vencidas. Menores cosots de construcción En diciembre de 2009 el ICCV registró una variación negativa del 0,28 por ciento. Esta tasa es inferior en 0,09 puntos porcentuales con respecto a la presentada en el mismo mes del año anterior. Durante 2009, el Índice de Costos de la Construcción de Vivienda acumuló una variación negativa del 1,12 por ciento. Esta tasa es inferior en 6,41 puntos porcentuales con respecto a la registrada en el mismo período del año anterior (5,29 por ciento). El grupo que más influyó a la variación total del ICCV fue materiales (-4,11 por ciento), con un aporte de -2,77 puntos porcentuales. LOPJUA

Siga bajando para encontrar más contenido