El crédito de vivienda prende la locomotora

El crédito de vivienda prende la locomotora

POR:
diciembre 16 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-16

Uno de los sectores estratégicos con los que el Gobierno Nacional buscará impulsar la economía en los próximos años será la construcción de vivienda. El Ejecutivo tiene claro que ese es un sector estratégico para el desarrollo económico del país, por su capacidad de generación de empleo, especialmente de mano de obra no calificada, y porque jalona varios subsectores industriales y de servicios. La ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, Beatriz Uribe Botero, es optimista al respecto y señala que la meta del Gobierno es aumentar el acceso a la vivienda para un número importante de colombianos. “Con la estructuración de mecanismos que estimulen la oferta y la demanda, para permitirle comprar vivienda a un millón de familias colombianas, el número de viviendas iniciadas por cada mil habitantes, pasará de 3,6 en el 2009 a 7 habitantes en el 2014”, dice la funcionaria. Con ese objetivo en la mira, en los últimos meses, el mercado hipotecario ha sido uno de los más dinámicos para el sistema financiero y eso se refleja en el crecimiento del crédito. Medida por saldo vigente, la cartera hipotecaria muestra hoy un crecimiento de 16 por ciento anual y hay optimismo porque ese comportamiento se consolide. “Para el 2011 se espera que continúe esta dinámica debido a las favorables condiciones de la tasa de interés y el crecimiento esperado de las ventas de vivienda que, según nuestros estimativos, podría estar entre el 9 y el 11 por ciento, dice la presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Martha Pinto de de Hart. Pero si el saldo de la cartera hipotecaria total crece a ritmos del 16 por ciento anual, los nuevos desembolsos muestran evoluciones aún más aceleradas. El reporte más reciente del Dane sobre financiación de vivienda señala que, sólo en el tercer trimestre del 2010, el monto de préstamos individuales para compra de vivienda nueva y usada sumó 1,7 billones de pesos, con un crecimiento de 33,4 por ciento con respecto al mismo periodo del 2009. Si se tienen en cuenta los primeros nueve meses del año, el valor de los créditos destinados a la financiación de vivienda creció casi 40 por ciento. Banqueros consideran que aún queda mucho por hacer Sin duda, las razones que están ayudando a ese buen comportamiento tienen que ver con dos temas fundamentales: las bajas tasas de interés y la política de subsidios a las tasas puesta en marcha por el Gobierno. En la primera etapa de subsidios se destinaron recursos por más de 800.000 millones de pesos para financiar 95.000 viviendas. En la siguiente etapa se destinaron otros 180.000 millones para 40.000 créditos. Los cálculos oficiales indican que esta segunda generación de subsidios alcanzará hasta diciembre del 2011, pero los expertos creen que si la demanda se mantiene, ese dinero se acabará en junio. Según el Dane, en el tercer trimestre del año se financiaron 31.000 viviendas, con un aumento de 27,5 por ciento anual. El mayor crecimiento se dio en vivienda usada (36,7 por ciento), mientras que para la nueva el aumento fue de 20 por ciento. El centro de estudios Galería Inmobiliaria estima que al término de este año se habrán vendido en Colombia unas 100.000 viviendas, y se espera que las unidades licenciadas alcancen las 130.000, con aumentos de 18 y 21 por ciento anual, respectivamente. En materia de desembolso de crédito, al cierre del 2010 se llegará a 6,5 billones de pesos para comprar 123.000 viviendas, entre nuevas y usadas, con un crecimiento de 33 por ciento. El crecimiento previsto para el sector hipotecario en los próximos años dará un impulso sustancial a la economía, sobre todo por las obras que deberán adelantarse tras la ola invernal. Los expertos dicen que sólo en vivienda deberán hacerse mayores esfuerzos a los previstos antes de los desastres naturales. Ese programa requeriría una mayor movilidad de crédito con una política de subsidios para las familias afectadas por el invierno. El impacto de la reconstrucción por el invierno El sector financiero ha reconocido los esfuerzos hechos por el Gobierno en materia de política de vivienda, pero advierte que aún faltan muchas tareas por hacer si, de verdad, se quiere tener una cobertura habitacional apropiada para las necesidades de los colombianos. La presidenta de la Asociación Bancaria, María Mercedes Cuéllar, dice que en la mayoría de los países del mundo la tenencia de vivienda es considerada de gran importancia por ser este activo el principal al que accede la población, en especial la de menores ingresos. Por eso -sostiene- es que la compra de vivienda tiene acceso a subsidios en la mayoría de países del mundo. Las modalidades más comunes de subsidio son aportes directos y complementarios al ahorro y al crédito. También hay descuentos tributarios e incentivos a la captación de recursos de largo plazo. “Colombia ha ensayado y combinado diferentes modalidades de estos estímulos, pero el país está lejos de haber diseñado una política de vivienda adecuada para la solución del déficit de vivienda”, advierte la presidenta de la Asobancaria. Señala que la inversión total requerida para construir un millón de unidades de vivienda es de 78 billones de pesos. De este total, el 13 por ciento, es decir, unos 10 billones de pesos, son recursos de los gobiernos nacional y territorial. “De ahí que cobre particular relevancia la activa participación privada en ahorro de las familias y financiación por parte del sistema financiero”, dice Cuéllar. “Es evidente, en consecuencia, que el logro de los objetivos previstos con la política de vivienda del Presidente Santos estará en función de que se preserven los estímulos vigentes a los distintos actores que participan en el proceso”. 6,5 billones de pesos sumarían los desembolsos de crédito hipotecario al finalizar el 2010.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido