Los créditos de consumo ya
superaron los $ 100 billones

Este tipo de préstamos bancarios se duplicó en menos de cinco años,
aunque en el 2015 y en el 2016 está creciendo más moderadamente.

Evolución de los préstamos. Consumo. Cifras en billones de pesos (2015).

Evolución de los préstamos. Cifras en billones de pesos (2015).

Archivo Portafolio.co

Finanzas
POR:
Portafolio
marzo 10 de 2016 - 11:07 p.m.
2016-03-10

Los créditos de consumo, que se asignan a las personas naturales con fines distintos a la compra de vivienda, ya superaron los 100 billones de pesos.

De hecho, la cartera en este segmento se duplicó en menos de cinco años, en línea con el buen desempeño que tuvo la economía colombiana hasta hace poco, y que está generando interrogantes para este año.

Solo en el 2015, el crecimiento real de la cartera de consumo fue de 4,46 por ciento anual, informó esta semana la Superintendencia Financiera.

Además, este es el segmento más competido dentro del sector financiero, pues son muy pocos los establecimientos de crédito que no están ahí, y de los que sí participan, el que tiene la mayor tajada de la torta apenas concentra el 13 por ciento.

Al mirarlo por tipo de préstamos, gran parte de la dinámica proviene del desarrollo que ha tenido el mercado de libranzas.

Estos créditos representan alrededor del 36 por ciento del segmento, y están entre los favoritos de entidades y consumidores, pues tienen tasas más cómodas y el riesgo es más bajo, ya que las cuotas se descuentan directamente de la nómina de los trabajadores.

Las tarjetas de crédito fueron otro producto que ayudó a la expansión de la modalidad de consumo, y su participación es del 20 por ciento.

El resto está entre préstamos para libre inversión, para la compra de vehículo y créditos rotativos, entre otros.

Sin embargo, hay un conjunto de factores que están incidiendo en que el crédito de consumo esté creciendo a tasas inferiores a las del pasado. De hecho, estimaciones de Asobancaria prevén que el crecimiento apenas llegaría al 4,5 por ciento.

Por un año, el incremento en la tasa de intervención del Banco de la República, que se viene dando desde septiembre del año pasado, empieza a sentirse en el costo de los créditos.

Pero también es cierto que este año la confianza del consumidor ha tenido un deterioro marcado, según revelan las encuestas de Fedesarrollo.

Al haber menos disposición para la compra de bienes durables, se resienten los préstamos.