Criquet, aviones locales para el agro

La compañía colombiana Criquet Aviation S.A. encontró que sus naves, producidas en principio por afición, resultaron ideales para hacer fotografía aérea y para fumigación de cultivos, entre otros.

POR:
diciembre 23 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-23

La firma, que recientemente recibió la certificación LSA de la autoridad norteamericana para aviones ligeros (Light Sport Aircraft), vende sus naves en Colombia y en Estados Unidos, en donde ha colocado 14 naves. En total esta empresa ha vendido 18 aviones del modelo Storch. De hecho, según lo explica su fundador, Pablo Valencia, la compañía nació hace seis años, como un hobbie, en principio se trató de hacer un avión igual al que ayudó a escapar a Mussolini, pero con menores dimensiones y capacidad de despegar y aterrizar en pistas de 100 metros. Una vez probada la nave resultó ideal para ‘planear’ pues es bastante lenta, lo que resulta adecuado para actividades de fotografía y fumigación de cultivos. Con la bondad adicional de que sólo consume cinco galones hora, contra nueve que usan aviones de escuela de aviación o fumigación de categoría similar. Además, en el caso de fumigación la Storch gira en corto, lo que hace que no tenga que salir del cultivo para retornar en otra línea. En el caso del agro, la nave tiene capacidad de carga de 60 galones, contra 30 de naves similares en el mercado. De hecho, la compañía acaba de presenta una nueva nave denominada Tangara, que mantiene la economía de combustible en vuelo, pero requiere 180 metros de pista para despegar y es más veloz en vuelo. Incluso la compañía ahora trabaja con la Aerocivil, para homologar sus aviones y que puedan ser usados para academia en el país, sin embargo, el proceso ha sido lento. Valencia cuenta que todo el avión es producido en Colombia. Los motores son austríacos y los demás insumos casi todos son importados, pero las piezas son hechas en su taller en el país. Tendidos eléctricos, ensamblaje, diseño de partes e ingeniería son nacionales, agrega. Hechas en Colombia La compañía colombiana ahora busca entrar en los mercados de Centro y Sur América, en donde encuentra importantes oportunidades, por lo económico de la nave y por su eficiencia en términos de consumo de combustibles y mantenimiento. En el mercado colombiano sus aviones oscilan entre 70.000 dólares un Tangara y 88.000 dólares un Storch. En EE. UU. el promedio es de 97.000 dólares. ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido