Crisis

En la evolución sobreviven los que superan las crisis y se adaptan. Por eso los lobos marinos y los pingüinos volvieron al agua y varios dinosaurios se convirtieron en pájaros. La ciencia aún no ha clarificado bien cuál fue el plan diseñado por Dios, pero es obvio que evolucionamos en un lento proceso.

POR:
agosto 04 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-04

Se cree que un antepasado fue el australopitecus que desapareció hace 2,5 millones de años. Luego vino el homo habilis que suplantó al anterior y vivió hasta hace 1,6 millones de años. Le sucedió el homo erectus o erguido que dio paso al hombre de Neandertal hace 200 mil años. La evolución es un largo camino en el que el ser humano ha sobrevivido a crisis de todo tipo: pestes, cataclismos, guerras, sequías, plagas y otros males. Una crisis puede afrontarse como un peligro o como una oportunidad. Las siguientes son algunas estrategias para enfrentar las crisis con fe, no con derrotismo: 1. Ante todo verla con otros ojos: llega para enseñarte algo y moverte a hacer cambios y mejorar. Es una bendición disfrazada. 2. Identificar las raíces o las causas para encontrar salidas. No se trata de buscar culpables sino de buscar soluciones. 3. Elaborar un plan de acción con buenas estrategias y contar con buenos aliados. Aislarse es fatal. 4. No caer en la trampa de las soluciones fáciles e inmediatas. El facilismo y el inmediatismo son malos consejeros. 5. En algunas crisis de tipo personal o de relaciones hay que sanar las heridas con un perdón generoso. 6. Tomar decisiones firmes y saber asumir riesgos. Hay que liberar la imaginación, innovar y ser creativos. 7. Tener apertura al cambio y actuar con flexibilidad. Enfocarse en lo positivo, generar confianza y dejarse guiar por el amor. 8. Afianzar la fe y sembrar esperanza. Son valores que te sacan de cualquier escollo y te inspiran si vives abierto al cambio y tienes adaptabilidad. La sabiduría china dice que una persona inteligente no se estanca y se reinventa cada día. Tú eres sabio si tienes una mente abierta, eres flexible y vences la rutina con la creatividad. El desafío es renovarse interiormente, así como una salamandra se regenera físicamente de un modo asombroso. La salamandra puede reemplazar cola, extremidades, mandíbulas, retina de sus ojos y el intestino. También hay un pez llamado cebra, que puede regenerar aletas, escamas, médula espinal y parte del corazón. Los científicos estudian esa realidad y ven esperanzas de aprovechar esto en un futuro para nosotros. Mientras tanto, lo que vale es confiar, vencer el miedo y crecer con las crisis. Por eso me gustó la anécdota narrada el 24 de julio en PORTAFOLIO por Isaac Gillinski: “Cuando tenía seis años estaba en el Hotel Estación de Buenaventura. De pronto unos niños me empujaron a la piscina, yo no sabía nadar pero solito llegué al borde. Ese día aprendí que si uno quiere ser exitoso debe lanzarse al agua sin temores”. Escritor - Conferencista "La sabiduría china dice que una persona inteligente no se estanca y se reinventa cada día”.

Siga bajando para encontrar más contenido