Por crisis empleo asalariado pesa 2% menos en Colombia, dice la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Según el organismo, el aumento en el total de empleos en países subdesarrollados se explica porque quienes pierden el trabajo asalariado no pueden esperar y se ocupan en trabajos precarios.

POR:
enero 28 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-28

Una caída de dos por ciento en la participación de asalariados dentro del total de empleos es uno de los efectos de la crisis en Colombia, de acuerdo con la OIT.

Además, el informe 'Tendencias globales del empleo', explica que el aumento del número de trabajos en países en vías de desarrollo -como Colombia- también es un efecto de la crisis. Explica que ante la débil protección social la gente que pierde el empleo asalariado de inmediato puede ocuparse en un trabajo por cuenta propia o en un negocio de la familia, mientras que gente que antes no trabajaba sale a hacer algo para ayudar a los ingresos familiares en tiempos difíciles.

En cambio, en países desarrollados, quienes pierden sus trabajos asalariados pueden esperar más como desempleados y no salir al rebusque pues cuentan con una mayor protección social. Por ese motivo, el empleo total ha caído en Estados Unidos, el Reino Unido o Francia.

Mientras tanto, el empleo total ha aumentado en Colombia (más de dos por ciento) o Tailandia, mientras que cae la participación del empleo asalariado.

Así mismo, hay países en los que además de que en medio de la crisis mundial aumenta el número de empleos, también aumenta el empleo asalariado. Se trata de Sri Lanka, Polonia, Chile, Holanda o Filipinas.

De acuerdo con la OIT, en la crisis en países en desarrollo los trabajadores que pierden sus empleos "en lugar de volverse desempleados, asumen varias formas de empleo, trabajando por cuenta propia o contribuyendo en los negocios de sus familias". Tales movimientos se reflejan en aumentos del empleo vulnerable, dice la OIT.

Según el Dane, entre el último trimestre del 2008 y el tercero del 2009, la ocupación total creció 4 por ciento hasta 18'3 millones; sin embargo, el empleo particular, aunque no todo es asalariado, aumentó apenas 1,3 por ciento, lo que llevó a bajar su participación de 35,8 a 34,9 por ciento.

El empleo del Gobierno, que al igual que el particular no todo es asalariado, cayó 1,1 por ciento y su participación en la ocupación total bajó de 5 a 4,7 por ciento.

Aumento del empleo precario

Además, muchas personas que no estaban en la fuerza laboral salen a trabajar para contribuir con el ingreso familiar en tiempos de dificultades.

Lo anterior se evidencia en el caso colombiano con las cifras del Dane: los trabajadores clasificados como por cuenta propia crecieron 6,5 por ciento y su participación en la ocupación total subió de 41,3 a 42,3 por ciento, los trabajadores familiares sin remuneración pasaron de 4 a 4,5 por ciento y el empleo doméstico, de 3,5 a 3,7 por ciento.

Esas tres categorías, junto con las de jornalero o peón y patrón o empleador, caen fácilmente en la de informalidad, rebusque y empleo vulnerable.

Siga bajando para encontrar más contenido