La crisis crediticia en EE.UU. ya empieza a afectar a American Express

La crisis crediticia en EE.UU. ya empieza a afectar a American Express

POR:
julio 15 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-15

En abril, American Express Co. dijo a los inversionistas que sus resultados financieros se estaban deteriorando porque sus clientes no estaban gastando. Ahora, algunos tampoco están pagando sus cuentas.

La desaceleración económica en Estados Unidos está causando dolores de cabeza a todas las instituciones financieras que emiten tarjetas de crédito, pero el incremento de los impagos preocupa particularmente a AmEx, que se vanagloria de ser la tarjeta preferida de los acaudalados.

La raíz del problema de AmEx se encuentra en el portafolio de préstamos de la compañía, que creció significativamente en los últimos años, cuando la calidad del crédito era muy sólida y el índice de impagos cayó a mínimos históricos. Conocida por sus tarjetas de crédito que requieren pagar la deuda completa cada mes, AmEx ha pasado gran parte de los últimos años colocando tarjetas que permiten a los clientes acumular un saldo. El portafolio de préstamos de AmEx, que refleja los saldos en esas tarjetas, se situaba en US$75,200 millones en el primer trimestre, un 19% más que el año anterior.

Eso puede estar bien en épocas de bonanza, cuando los clientes hacen sus pagos mínimos todos los meses y los emisores de las tarjetas acumulan interés sobre el saldo no pago. Pero esta estrategia está siendo puesta a prueba ahora que la economía está en declive y los emisores se ven obligados a amortizar la deuda si los clientes dejan de pagar.

Algunos accionistas de AmEx hicieron sonar la alarma sobre esta estrategia a mediados del año pasado, cuando la compañía reportó un incremento del 21% en los créditos otorgados en el segundo trimestre de 2007. Los inversionistas expresaron su preocupación de que ese crecimiento podría causar problemas más adelante, como un incremento de los impagos si la economía empeoraba. Tan sólo un mes después, los mercados de capital empezaron a venirse abajo y la contracción del crédito ya empieza a surtir efecto sobre los consumidores.

Un 3,05% de los clientes de AmEx se retrasaron más de 30 días en sus pagos en mayo, comparado con 2,39% el año pasado, según Keefe Bruyette & Woods. La empresa tuvo que pasar a pérdida un 4,64% de los préstamos en mayo, comparado con 3,73% en igual lapso del año pasado.

Los datos siguen la evolución de préstamos titularizados por AmEx, que representan un 40% de todos sus préstamos en circulación y se consideran un reflejo confiable de las tendencias
de pago.

El problema para AmEx es que estas tendencias se podrían acelerar rápidamente porque muchos clientes no han tenido sus tarjetas durante mucho tiempo. Eso significa que la empresa no sabe cómo se comportarán en épocas de vacas flacas.

AmEx ha emitido una serie de nuevas tarjetas de crédito en los últimos años, incluyendo tarjetas destinadas específicamente a veinteañeros que se beneficiaron de la bonanza económica y ahora se encuentran en una situación financiera más complicada.

La situación en Discover Financial

Services es diferente, por ejemplo. Un 80% de los clientes de Discover han sido clientes durante más de 5 años, lo que le da a la cúpula directiva de la compañía cierta capacidad para pronosticar
la tendencia de pagos de los próximos meses.

AmEx ahora está tratando de no expandir más su negocio, pero para los inversores que han visto como las acciones de la compañía han perdido alrededor de un tercio de su valor en los últimos doce meses, el daño ya está hecho.

Siga bajando para encontrar más contenido