Crisis económica acabó con muchos matrimonios

Un estudio señala que un matrimonio largo depende de la edad en la que se produzca. Sin embargo, expertos aseguran en la crisis económica es más fácil terminar con la unión.

Finanzas
POR:
marzo 03 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-03

'Cuando el amor entra por la puerta... el amor sale por la ventana', este viejo adagio popular es válido a la hora de describir la afirmación de algunos abogados que consideran que la actual crisis financiera puede ser el mejor momento para romper su matrimonio y, al parecer, la razón es la reducción del poder adquisitivo de algunas parejas.

En ese mismo sentido y conocido el listado de los 10 divorcios más rentables de la historia, una de las conclusiones que quedaron es la importancia del factor económico antes y durante el matrimonio.

Para algunos, la clave de una unión duradera son las cenas románticas al atardecer, pero las estadísticas dan otras recomendaciones: casarse a una edad madura, con alguien de la misma raza y, en la mayoría de los casos, con prosperidad económica.

Esas son algunas conclusiones de un estudio divulgado por el Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), una agencia del Gobierno de E.U.

El nombre de la agencia puede despistar, pero no es que el matrimonio sea una enfermedad, al contrario, numerosas investigaciones demuestran que las personas casadas viven más tiempo y sufren menos dolencias físicas y mentales que los que evitan decir el "sí, quiero".

El secreto de un matrimonio longevo, por tanto, no es sólo una cuestión de felicidad, sino también de supervivencia. El CDC se encaminó a descubrir ese secreto mediante un análisis de una encuesta de 2002 realizada a más de 12.500 estadounidenses, muestra considerada representativa de todo el país.

Las conclusiones

Lo primero que concluyó fue que la madurez de los novios o al menos su edad, eleva las probabilidades de que el matrimonio dure. Un 75 por ciento de los que subieron al altar después de los 26 años seguían casados 10 años después, comparado con el aproximadamente 50 por ciento de los que se unieron cuando eran adolescentes.

La descendencia también ayuda, ya que casi un 80 por ciento de los hombres y mujeres que tuvieron su primer hijo después de ocho meses de estar casados continuaron diez años más juntos.

Un tema de raza

Otro factor importante en Estados Unidos son las características raciales, según el estudio. Un 65 por ciento de las parejas que comparten la misma raza seguían con los anillos puestos tras una década, comparado con el 54 por ciento entre los de razas diferentes.

El estudio también aborda el tema de si es mejor vivir juntos antes del matrimonio o no. Allí, encuentra una ligera desventaja en la cohabitación previa a la boda, pero el resultado está dentro de su margen de error.

En todo caso concluye que es más probable que sobreviva la relación de las personas que se casan que la de los individuos que simplemente viven juntos.

Un 78 por ciento de los matrimonios dura como mínimo cinco años en Estados Unidos, frente al 30 por ciento de las cohabitaciones. Lo efímero de esos arreglos se debe, en parte, a que la mitad de las personas que comparten vivienda acaban casándose en tres años, según los resultados del estudio.

Así las cosas, antes de decidirse por el camino del matrimonio hay que considerar los aspectos ya mencionados, si de tener una unión duradera se trata.

¿Poco presupuesto?

Por último, es importante tener en cuenta un buen presupuesto ya que, en época de crisis, ésta suele ser la razón para que muchos matrimonios lleguen a su fin.

Para algunas personas ahorrar es sinónimo de bajar calidad y que lo económico se asocie con algo sórdido. Sin embargo, estudios publicados en internet internet aseguran que se puede economizar en algunas cosas y ser más eficientes en otras.

En la mayoría de casos se aconseja la reducción de costos en aspectos como: vestuario, fiesta, número de invitados y en los arreglos florales.