Crisis económica es por falta de competencia de políticos

Muchos analistas atribuyen la actual situación a la falta de acción de los líderes de las potencias.

Archivo Portafolio.co

El primer ministro griego, George Papandreou (d), conversa con la canciller alemana, Angela Merkel, y con el presidente francés

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 10 de 2011 - 12:54 a.m.
2011-09-10

 

La economía mundial paga un precio por la democracia.

A medida que la recuperación desde Estados Unidos hasta Europa pierde fuerza, las autoridades se hunden en una parálisis producto de la politiquería y las preferencias ideológicas de los gobiernos que los votantes han elegido.

En la primera potencia mundial, republicanos y demócratas discuten sobre cómo contener el déficit presupuestario e impulsar el crecimiento del empleo, mientras que los funcionarios de la zona del euro difieren sobre la mejor manera de proteger el futuro de la moneda única.

El resultado es lo que el economista de JPMorgan Chase Co., Bruce Kasman, califica de “crisis de competencia” conforme los inversores cuestionan la capacidad de las autoridades de actuar con la rapidez suficiente para evitar repetir recesiones.

JPMorgan, Citicorp Inc., UBS AG y Société Générale SA mencionaron hace poco la parálisis política al reducir las estimaciones sobre la recuperación global.

El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, dijo esta semana que la perspectiva económica de Europa depende de decisiones políticas.

“Hay una brecha entre los horizontes del mercado y los horizontes políticos, y eso no les gusta a los mercados”, dijo Michala Marcussen, jefa de economía en Londres de Société Générale, que el mes pasado redujo su pronóstico de crecimiento mundial para el 2012 de 4,6 por ciento a 3,9 por ciento.

“La incertidumbre política se encuentra en uno de los puntos más altos en 20 años”.

Las disputas actuales muestran que las economías aún se ven afectadas por las consecuencias de la crisis financiera, y la situación difiere mucho de cuando las autoridades se unieron a fines del 2008 y el 2009 para apuntalar el sistema bancario global y detener la declinación económica.

El aumento del precio del oro indica que los inversores no tienen mucha confianza en los funcionarios, dijo Edward Yardeni, presidente de Yardeni Research Inc. en Nueva York.

Pronostica que el metal trepará a por lo menos 2.500 dólares la onza luego de aumentar un tercio desde principios de año.

“El oro es el activo de último recurso cuando los inversores han perdido la confianza en los gobiernos y temen que las cosas se descontrolen”, dijo. “No veo que los gobiernos se unan y avancen en la dirección correcta, por lo que el oro seguirá subiendo”. Mientras tanto las bolsas del mundo se siguen desplomando.

Siga bajando para encontrar más contenido