Crisis económica mundial afectará aún más al trabajo femenino, advirtió la OIT

Afectará tanto a hombres como a mujeres en cuanto a pérdida de empleo, pero el verdadero impacto en el trabajo femenino aún está por llegar, advirtió la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

POR:
marzo 05 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-05

Según los datos de la OIT, el desempleo femenino a nivel mundial aumentó del 6 por ciento en 2007 hasta el 7 por ciento en 2009, un poco más que la tasa masculina (del 5,5 al 6,3 por ciento).

Así mismo, el organismo cree que "el verdadero impacto de género aún no ha llegado", según un informe sobre las mujeres en el mercado laboral, difundido con ocasión del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que se celebra el 8 de marzo.

Y ello porque "sabemos, por crisis anteriores, que las mujeres que pierden su trabajo tienen mayores dificultades de encontrar otro cuando comienza la recuperación económica", según Sara Elder, del departamento de Tendencias de Empleo de la OIT y principal autora del informe.

"Por eso es importante garantizar que la igualdad de género no sea un objetivo político que se promueve en tiempos de bonanza y luego se olvide en tiempos difíciles", agregó. Según el informe, el impacto inicial de la crisis económica mundial se sintió en sectores dominados por los hombres, como las finanzas, la industria manufacturera y la construcción, pero desde entonces -agrega- el impacto se ha extendido a otros sectores, incluyendo los servicios, donde las mujeres tienden a predominar.

En general, el estudio constata que pese a algunas señales de progreso en términos de igualdad de género durante los últimos 15 años, todavía existe una gran brecha entre hombres y mujeres con respecto a oportunidades de trabajo y calidad del empleo.

La tasa de actividad de la mano de obra femenina aumentó del 50,2 al 51,7 por ciento entre 1980 y 2008, mientras que la tasa de actividad de la mano de obra masculina bajó del 82 al 77,7 por ciento.

Casi todas las regiones del mundo registraron aumentos en la tasa de actividad de la mano de obra femenina, y los mayores incrementos se vieron en América Latina y el Caribe, pero esa tasa de aumento ha disminuido en los últimos años.

El porcentaje de mujeres con empleo remunerado y asalariado creció del 42,8 por ciento en 1999 al 47,3 por ciento en 2009, mientras que el porcentaje de empleo vulnerable disminuyó del 55,9 al 51,2 por ciento.

Pero frente a esos progresos, Elder afirmó que "las mujeres todavía no gozan de los mismos beneficios que los hombres en el mercado del trabajo". "Todavía encontramos más mujeres que hombres en empleos precarios o con bajos salarios, ya sea porque éste es el único tipo de trabajo al cual tienen acceso o porque deben encontrar algo que les permita equilibrar las responsabilidades de la familia y el trabajo", agregó.

Entre los grandes desequilibrios que persisten en materia de igualdad de género en el mundo laboral, el informe destaca que el 48,4 por ciento de la población femenina con más de 15 años permanece económicamente inactiva, comparado con el 22,3 por ciento de los hombres.

En segundo lugar, las mujeres que quieren trabajar tienen más dificultades que los hombres a la hora de encontrar trabajo. Y cuando las mujeres encuentran trabajo, reciben menores salarios y beneficios que los hombres en posiciones similares, dice el estudio.

Siga bajando para encontrar más contenido