Crisis financiera y golpe para el Upac

1998 El sistema financiero colombiano tuvo a finales de la década pasada una de las peores épocas de su historia.

POR:
noviembre 27 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-27

Por ese entonces, la banca afrontó la quiebra de varias instituciones crediticias, en un proceso que se inició en 1998, a pocos meses de iniciado el gobierno del presidente Andrés Pastrana. En noviembre de ese año, el Ejecutivo decretó la Emergencia Económica y lanzó un plan de salvamento para el sistema financiero y para los deudores morosos del Upac. Así nació el impuesto a las transacciones financieras (dos por mil) que hoy es de cuatro por mil. También se anunciaron medidas adicionales como compra de deudas a cooperativas, refinanciación a los deudores del Upac, seguro de desempleo y los alivios extraordinarios a los bancos con préstamos especiales del Estado, con recursos que se conseguirían a través del dos por mil. Estas medidas tendrían vigencia hasta el 31 de diciembre de 1999, con un costo estimado de 2,5 billones de pesos. Hasta mediados de 1997, la banca era uno de los sectores que mejor comportamiento tenía dentro del conjunto de la economía colombiana. En los años precedentes, el crédito se había disparado, en medio del auge del consumo, que llevó a un sobreendeudamiento de la población. En medio del auge crediticio se presentó un aumento exagerado de las tasas de interés para frenar el alzas del dólar. Así, la cartera de las instituciones crediticias comenzó a deteriorarse por la impago de sus deudores, especialmente aquellos con obligaciones hipotecarias. Las daciones en pago estaban en auge, mientras el saldo de las deudas crecían de manera acelerada. Las cuotas de los créditos hipotecarios crecían cada vez más, mientras la capacidad de pago de los deudores se deterioraba casi sin control. El sistema Upac estaba por colapsar después de 26 años de su creación. Aún hoy se sienten los efectos de la crisis hipotecaria y muchos deudores aspiran a recuperar sus inmuebles perdidos o a que las entidades financieras les refinancien sus créditos. En 1998, la crisis bancaria en Colombia comenzó por las entidades hipotecarias, pero una de las primeras afectadas fueron las cooperativas. Así, el primero en caer fue el Banco Uconal, que fue nacionalizado por el Gobierno. Hacia mediados del año, la situación del sistema financiero se agravó y ya en octubre -dos meses después de posicionado el gobierno Pastrana- llegó la nacionalización de Granahorrar, una de las corporaciones de ahorro y vivienda más tradicionales del mercado. El sector cooperativo seguía en picada y el Gobierno ordenó la fusión de Bancoop, Coopdesarrollo, Cupocrédito y Coopsibaté. En los meses siguientes la situación se agravó y desaparecieron entidades financieras públicas como la Caja Agraria, el Banco Central Hipotecario, el banco del Estado, el Banco Cafetero, Concasa y el Instituto de Fomento Industrial (IFI), entre otros. El 2 por mil nació con la declaratoria de la emergencia económica”.

Siga bajando para encontrar más contenido