La crisis frena el ímpetu en el mercado de metales

Gritos, saltos, gestos frenéticos: la Bolsa de Metales de Londres (LME), donde se establecen los precios de los metales básicos, sigue llena de adrenalina, pero la crisis financiera ha suprimido el ‘apetito para el riesgo’ y la recesión ha golpeado la demanda de metales.

POR:
septiembre 26 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-26

En el ‘ring’, como se denomina el círculo en medio del LME donde los operadores gritan y saltan, comprando y vendiendo metales básicos, la agitación es intensa, pero hay una inusual cautela, que antes no estaba presente. “La crisis de crédito ha cambiado la mentalidad en el mercado, quizá para siempre, y ha eliminado el apetito por el riesgo. Hay una nueva cautela en las transacciones”,dijo un operador, que pidió el anonimato. Los operadores del LME anticipan también que la desaceleración económica mundial, que también ha alcanzado a China -cuyo consumo de metales cayó tras los Juegos Olímpicos de agosto del 2008 - impactará al mercado, al menos a lo largo de este año y el próximo. El jefe del LME, Martin Abbott, subraya sin embargo que el volumen de transacciones en el mercado de metales no ha sufrido ni por la crisis financiera ni por la recesión. “El nivel de intercambios en el LME es alto tanto en períodos de crecimiento (donde hay una fuerte demanda de metales) como durante época de recesión, cuando las firmas que operan aquí tratan de protegerse del riesgo de una baja de los precios”, dijo el responsable de este mercado, fundado hace 130 años en el corazón de la City. Pero los operadores del LME, que sólo hablan conservando el anonimato, no dejan que sus comentarios sean grabados y se llaman solo por apodos raros, admiten el impacto de la crisis y de la recesión en el mercado de metales. “Vamos a ver seguramente un cambio drástico en la manera de operar en los próximos años”, coincidió otro operador, cuyo apodo es el nombre de un molusco marino. “En el LME se ha negociado siempre con base a líneas de crédito, pero esto se va a acabar”, aseguró. Otra de las inquietudes es la reducción del apetito por los metales de China. En los primeros siete meses del 2008, la demanda de cobre china solo aumentó un 5,8 por ciento, comparado con el aumento de 36 por ciento en el 2007. AFP HAY NEGOCIOS El LME registró niveles de operaciones récord en el primer período del 2008, con 54 millones de lotes negociados en contratos futuros y de opciones, lo que representa un aumento de 17,5 por ciento de las cifras del 2007. En valor, eso representa una cifra de negocios de 5,6 billones de dólares. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido