Crisis de Grecia afecta el mercado de Estados Unidos y añade presión a Unión Europea | Finanzas | Economía | Portafolio

Crisis de Grecia afecta el mercado de Estados Unidos y añade presión a Unión Europea

Situación arrastró a bolsas europeas y a euro ante el dólar, e hizo sonar alarmas en países de la eurozona, cuyos gobiernos convocaron una reunión urgente el 10 mayo para abordar ayudaa Grecia.

POR:
abril 27 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-27

En el caso del Dow Jones de Industriales bajó este martes el 1,9% y perdió la cota de 11.000 puntos que mantuvo durante once días, en una jornada marcada por la rebaja de la calificación de la deuda de Grecia y Portugal y el escrutinio en el Senado de Estados Unidos a la financiera Goldman Sachs.

Según datos provisionales, ese indicador bursátil descendió 213,04 puntos y finalizó en 10.991,99 unidades, al tiempo que el selectivo S&P 500 perdió el 2,34% y el mercado Nasdaq bajó un 2,04%.

A su vez, hay hostilidades de los inversionistas hacia los mercados vinculados con la crisis económica de Grecia; ciertos analistas dicen que España, Portugal e Irlanda podrían contagiarse de situación griega. Por ejemplo, bolsa española cae 4,2 por ciento, el mayor descenso desde febrero.

La crisis de la deuda griega sembró este martes el pánico en los mercados financieros europeos, y comenzó a extenderse a Portugal, acentuando la presión sobre la Unión Europea para que supere las reticencias de Alemania y  entregue a Atenas la ayuda financiera prometida.    

En un nuevo golpe para Grecia, la agencia de calificación financiera Standard and Poor's bajó la nota de su deuda soberana a largo plazo, de "BBB+" a "BB+", relegándola a la categoría de inversiones especulativas.    

La iniciativa de la agencia dificulta un poco más el acceso al crédito de Grecia, castigada por un déficit fiscal que en 2009 ascendió al 13,6 por ciento del PIB y una deuda pública del 115,1 por ciento.    

La crisis de confianza que afrontan las finanzas griegas empezó a extenderse a Portugal, cuya deuda soberana a largo plazo también fue degradada este martes por Standard and Poor's, de "A+" a "A-".    

Además, las bolsas europeas cerraron con fuertes bajas, el euro siguió perdiendo terreno ante el dólar y el petróleo abrió con pérdidas.    

El director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, se mostró solidario con los griegos diciendo en una entrevista con el diario francés La Tribune que si el FMI y la UE no los ayudan "se encontrarán en una situación  insostenible".    

También el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, quiso tranquilizar, diciendo que está descartado que Grecia o cualquier otro país de los 16 que conforman la Eurozona declare la suspensión de pagos.    

Sin embargo, en el mercado de obligaciones, en los que se negocia la deuda de los Estados, los intereses del bono griego a diez años batían un nuevo récord este martes, en torno al 9,6 por ciento. Arrastrados por la deuda griega, los títulos de Portugal e  Irlanda cotizaban por encima del 5 por ciento, y los de España superaban el 4 por ciento.    

En estas condiciones, Grecia no puede acceder a los mercados, que le ofrecen unas tasas "prohibitivas", como dijo el ministro griego de Finanzas, Giorgos Papaconstantinou, presionando a la UE y el FMI para que desbloqueen el dinero prometido antes  del 19 de mayo, fecha en la que Atenas afronta un vencimiento de deuda de 9.000 millones de euros.    

Su llamado parece haber surtido efecto, ya que los dirigentes de los países de la zona euro piensan reunirse el 10 de mayo para aprobar la entrega de la ayuda, según una fuente cercana a la presidencia española de la Unión.    

El mecanismo, en el que participa también el FMI, es por tres años, y prevé préstamos bilaterales por 45.000 millones de euros en 2010. De ese monto, la UE asegurará dos tercios a una tasa del 5 por ciento.    

Sin embargo, los mercados dudan de que el plan de ayuda sirva para resolver los problemas de endeudamiento de Grecia a largo plazo, más aún después de que este martes el banco central de ese país dijera que la contracción del PIB en 2010 podría ser  superior al 2 por ciento.    

El alza de las tasas también se debe a las reticencias de Alemania, que sería el principal contribuyente con 8.400 millones de euros, y que estos días ha exigido a Grecia que, si quiere recibir ayuda, presente antes un plan "creíble" de ajuste fiscal  para los próximos años.    

El Parlamento alemán debe además aprobar el pago de la ayuda a Grecia. Este martes, Volker Kauder, presidente del grupo CDU/CSU, de la canciller Angela Merkel, indicó que las dos cámaras podrían decidir de aquí al 7 de mayo el desbloqueo de la ayuda,  aunque la fecha no está garantizada.    

El Parlamento de Francia, segundo contribuyente con 6.300 millones de euros, votará el 4 de mayo su participación en el plan de ayuda, que se espera sea aprobado.    

En el frente social, las dos grandes centrales sindicales del país, la de la función pública, Adedy, y la del sector privado, Gsee, convocaron una huelga general para el miércoles 5 de mayo.    

La convocatoria coincide con la publicación de un sondeo que apunta a que una mayoría de griegos (61 por ciento) desaprueba la decisión del gobierno de solicitar la ayuda de la UE y el FMI.     

La perspectiva de una fuerte movilización social no parece amilanar al primer ministro, Giorgos Papandreou, que no esconde que sus compatriotas van a vivir tiempos difíciles.    

"La hora de la verdad ha llegado": hay que "cambiar todo" en Grecia, "la economía, el Estado, las costumbres, las mentalidades, los comportamientos, para fundar una economía viable", dijo Papandreou.

Siga bajando para encontrar más contenido