La crisis de la industria automotriz ya es mundial

Sin importar su ubicación geográfica, la industria automotriz ha sido uno de los sectores más golpeados por cuenta de la crisis financiera internacional.

POR:
mayo 13 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-13

A finales del año pasado, cuando estalló la tormenta económica, los principales fabricantes de vehículos en el mundo anunciaron amplios planes de despidos y de retiros voluntarios de sus trabajadores, así como el cierre o la suspensión temporal de plantas, con la intención de sanear las finanzas y poder seguir adelante. Sin embargo, esos días de recortes laborales han quedado atrás, pero no por cuenta de una mejora de la situación de las compañías, sino más bien porque éstas tienen preocupaciones más hondas y sus nóminas parecen haber sido adelgazadas hasta su mínima expresión. Ahora los fabricantes intentan dar un timonazo que les permita evitar la bancarrota, que en algunos casos parece inminente debido a la caída de las ventas de vehículos en los diferentes mercados del mundo. PINCHAZO EN DETROIT Sin duda, los fabricantes de Estados Unidos han sido los más golpeados por cuenta de la crisis mundial. Los tres grandes de Detroit, como son conocidos General Motors (GM), Chrysler y Ford, han hecho todo tipo de maromas para evitar su quiebra. Sin embargo, al parecer tan solo Ford (el único de los tres fabricantes que no recibió ayudas del Gobierno federal de E.U.), podrá continuar con su andar, aunque tenga que bajar la marcha. GM, por ejemplo, anunció que perdió 6.000 millones de dólares en el primer trimestre del presente año. Para varios analistas del sector, la quiebra de la firma que fuera líder en ventas mundiales de vehículos, es inminente. Ayer, las acciones del fabricante sufrieron un descalabro de 20,14 por ciento en la Bolsa de Nueva York, para cerrar en 1,15 dólares, el precio más bajo en casi siete décadas. Chrysler, por su parte, ya aceptó que la bancarrota es inminente y aseguró una alianza estratégica con Fiat para salvar su pellejo. Mientras tanto Ford, con el agua al cuello, anunció que en abril sus ventas registraron un retroceso interanual de 31,4 por ciento. No obstante, el fabricante es el que en mejor posición está de los tres de Detroit. EN OTRAS LATITUDES Y mientras que en E.U. la lluvia arrecia, en el resto del mundo no escampa. En Europa, los registros de nuevos vehículos matriculados están a la baja. Durante el 2008, solo febrero y abril arrojaron datos positivos, mientras que el resto de meses presentó una variación negativa, siendo noviembre el más dramático de todos con una caída interanual de 23,6 por ciento en las matrículas. Este año, después de dos caídas consecutivas, en marzo el índice volvió a números positivos. En América Latina, las caídas también están a la orden del día. Durante abril, en México, la producción y exportación de carros cayó 46,6 por ciento interanual. Mientras que en Brasil, en idéntico lapso, la caída en la producción de vehículos fue 15,8 por ciento. Argentina tampoco pudo escapar a la tendencia y registró un descalabro de 31,8 por ciento en el mismo periodo analizado. 1,15 dólares, precio al que cerró ayer la acción de General Motors en Nueva York. Alcanzó a estar a US$ 1,09. 166.635 vehículos se vendieron en Japón en abril. Lo que representa una caída de 28,6 por ciento interanual. China, uno de los pocos países que va en contravíaEFE. Mientras que en varios países del mundo las caídas en la producción de vehículos es una constante, China presentó cifras positivas en abril pasado. Las ventas de vehículos aumentaron en China un 25 por ciento interanual, hasta alcanzar una cifra récord en el mes de abril de 1,15 millones de unidades, según informó la Asociación de Fabricantes de Automóviles de China. Además, la producción de vehículos en el gigante asiático también aumentó el mes pasado un 17,9 por ciento interanual, hasta alcanzar los 1,157 millones de unidades, aseguró el mismo informe. Según la asociación, el auge del mercado es consecuencia del paquete de ayuda del Gobierno chino, al recortar los impuestos sobre las adquisiciones de coches con reducida capacidad de motor y ofrecer subvenciones a los compradores en zonas rurales. China cuenta con 57 millones de vehículos, aunque solo 15,2 millones son de propiedad privada, según datos del 2007. Marcas japonesas también sufren por la recesión Los embates de la crisis internacional también han golpeado con fuerza a los fabricantes japoneses. En abril, el número de vehículos vendidos en el país asiático cayó un 28,6 por ciento interanual, en lo que es el nivel más bajo del indicador desde que comenzó a medirse en 1968, informó la Asociación Japonesa de Vendedores de Automóviles. Ese desplome se ha traducido en números rojos para las empresas del sector. Toyota, actual líder mundial en ventas, señaló la semana pasada que por primera vez en sus 71 años de historia, registrará dos años con pérdidas netas y operativas. Además, entre abril del 2008 y marzo pasado, Toyota obtuvo su primera pérdida neta para un año fiscal: 436.937 millones de yenes (3.284 millones de euros). El resto de fabricantes del país del sol naciente se sumaron a las oscuras perspectivas de Toyota. Nissan , tercer fabricante de Japón, anunció que en el año fiscal 2008 registró una pérdida neta de 233.700 millones de yenes (1.765 millones de euros), sus primeros números rojos desde 1999. Mazda, en la misma sintonía, anunció pérdidas en el mismo lapso por 71.500 millones de yenes (539 millones de euros), mientras que Mitsubishi Motors, sufrió una pérdida neta de 54.900 millones de yenes (411 millones de euros) en el año fiscal 2008. Aunque Honda, segundo fabricante japonés, registró pérdidas en el primer trimestre del 2009, se salvó de los números rojos en el año fiscal 2008, al registrar un descenso de 77 por ciento en sus beneficios netos. Suzuki fue el único de los fabricantes que logró esquivar las pérdidas, aunque anunció una reducción de sus ganancias del 65,8 por ciento en el 2008.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido