‘La crisis en Norte de Santander ya tocó fondo’

Édgar Díaz Contreras, gobernador del departamento, afirma que las medidas que ha tomado el Gobierno venezolano con respecto a las remesas y el ataque al contrabando han profundizado las dificultades de la región.

Édgar Díaz Contreras / Gobernador de Norte de Santander

Archivo Portafolio.co

Édgar Díaz Contreras / Gobernador de Norte de Santander

POR:
marzo 02 de 2014 - 09:51 p.m.
2014-03-02

Las medidas que ha tomado el Gobierno venezolano para combatir el negocio de las remesas, el contrabando hacia Colombia y la situación política de ese país han disparado las alarmas en el departamento de Norte de Santander.

Ante el alto desempleo (la tasa llegó a 16,7 por ciento) y una informalidad de alrededor de 72 por ciento, los diferentes estamentos de la ciudad se muestran preocupados.

De las remesas, las cuales se encuentran paralizadas, se beneficiaban miles de familias que tenían un familiar en Venezuela, mientras del contrabando se beneficiaba directa e indirectamente la mayoría de la población, sobretodo en cuanto a alimentos, los cuales presentaron una inflación negativa durante el 2013 en la zona.

La región necesita medidas de choque y por este motivo el gobernador de Norte de Santander, Édgar Díaz Contreras, envió unas peticiones al Gobierno Nacional el pasado 13 de febrero.

¿Cuáles fueron las peticiones que usted le hizo al Gobierno Nacional?

Le pedimos la exoneración del impuesto al patrimonio; desgravar productos manufacturados en el área metropolitana; subsidio al desempleo de manera transitoria; recursos para un plan de generación de empleo formal temporal, como el aplicado en otras zonas del país, y una refinería, la cual calculamos que generaría unos 2.000 empleos.

El Gobierno tiene que mirar cómo nos ayuda a generar empleo (gente limpiando parques, calles), mientras se generan otros proyectos.

El Estado está en la obligación de hacer un gasto para asegurar la estabilidad social.

¿Cuál es la situación que se vive en el departamento?

Es más crítica que hace unos meses, aunque ya llevamos cuatro años de crisis constante.

El sector productivo paralizado, en los límites de la quiebra.

Las drásticas medidas del Gobierno venezolano van a hacer colapsar a la región, creando más desempleo e informalidad, y por esta profundización de la crisis le pedimos al Gobierno Nacional esas medidas de choque.

La mayoría de ellas son transitorias, no son para toda la vida. Mientras vamos llegando a las soluciones estructurales.

¿Cuáles son las pérdidas para el departamento por el contrabando?

Dejamos de recibir más de 8.000 millones de pesos en el 2013 respecto al 2012, por concepto de rentas: impuesto al consumo de cerveza, licores y cigarrillos; y qué decir de la sobretasa de la gasolina.

Mientras otros departamentos llegan a los 20.000 millones de pesos, nosotros ni siquiera llegamos a los 1.000 millones.

Esos 8.000 millones que se dejan de recibir afectan a la salud y a la educación principalmente.

Pero con las rentas también se pagan nóminas, jubilados y créditos. Entre menos plata, se tienen que limitar los programas sociales.

La región siempre ha mirado a Venezuela. ¿Qué ha pensado que se pueda hacer para no depender del vecino?

Decir que no vamos a depender de Venezuela es mentira. Todo lo que suceda allá va a tener un impacto en la región.

Lo que sí tenemos que buscar es una economía propia, para que el día que los venezolanos tomen unas medidas que nos favorezcan, pues bienvenidas sean.

Tenemos que procurar mantener el equilibrio social.

Por esto es tan importante una refinería para proveernos de combustible y gas, y para el desarrollo de la agroindustria.

No queremos ser un departamento que tiene petróleo, sino a uno petrolero, tenemos grandes riquezas de petróleo; y gas comprobadas.

En el campo también queremos trabajar.

Hay que darle valor agregado a lo que producimos. Que los productos tengan la posibilidad de ser competitivos.

Otro problema de la región es el aislamiento geográfico. ¿Cuáles son los proyectos para la infraestructura?

El Gobierno Nacional se ha comprometido con una inversión de 4 billones de pesos y estamos dentro de las concesiones de 4G.

A veces parece que no nos miraran como colombianos, porque estamos en una esquina, y parece que no perteneciéramos a Colombia.

LOS PIMPINEROS

Unas 5.000 personas venden gasolina en las calles de la ciudad.

El alcalde de Cúcuta, Donamaris Ramírez, trató de evacuarlas la semana pasada, pero estas taparon las vías de acceso a la urbe y tuvo que derogar la medida.

El Gobernador afirma que “le he dicho al señor Alcalde que tratemos de dialogar, de concertar.

Las medidas no hay que tomarlas solamente por tomarlas. En ellos hay voluntad.

A pesar de que entienden que están en la ilegalidad, piden que les ofrezcan opciones para abandonarla.

La resocialización ha llegado a solo un número muy pequeño de familias. Hay que trabajar más en esto”.

Pedro Vargas Núñez

Frontera colombo-venezolana

Siga bajando para encontrar más contenido