‘Crisis: una oportunidad para los bancos locales’

Aunque muchos expertos dicen haber sido los primeros en predecir la crisis actual, pocos están trabajando en soluciones para que el mundo vuelva a la normalidad. Uno de ellos es el economista indio Raghuram Rajan, quien participará en la Convención Bancaria invitado por Corficolombiana, y está proponiendo una regulación flexible a prueba de estados de ánimo y de ciclos alcistas y bajistas. Una regulación, que permita al sistema financiero protegerse de las crisis y no impida el desarrollo en épocas expansivas.

POR:
julio 08 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-08

Rajan, reconocido por ser el economista jefe del FMI más joven que ha ocupado ese cargo, habló con este diario sobre los temas de su conferencia en el país. ¿Es cierto que está planteando un nuevo ordenamiento financiero global? Más que un nuevo orden financiero, creo que lo que se debe trabajar son los problemas esenciales que llevaron a la crisis. En el lado real, hay una continua insuficiencia de la demanda mundial, que lleva a un gran déficit de cuenta corriente global y nosotros no tenemos buenos mecanismos que permitan que la demanda de los mercados emergentes sustituya la de los hogares estadounidenses. En el lado financiero tenemos bancos internacionales extremadamente grandes que sí pueden tomar riesgos, pero no pueden fracasar. En ambos temas el real y el financiero, necesitamos más diálogo internacional, el cual no está próximo. ¿Cómo ve a los países emergentes, como Colombia, en ese nuevo orden financiero? Comencemos con el lado real. En el mediano plazo, los consumidores de los mercados emergentes van a aumentar su demanda. Esta es una tremenda oportunidad para que los países en desarrollo aumenten el comercio entre unos y otros, no sólo de materias primas, sino también en servicios. Por ejemplo, piense en los banqueros colombianos proveyendo análisis para los bancos de inversión de China; esa no es una posibilidad lejana. En el lado financiero, veo más desconfianza de los grandes bancos multinacionales, y más regulaciones que impiden que ellos trabajen más allá de sus fronteras. Esto permitirá a los pequeños bancos nacionales ganar participación de mercado. ¿Por qué calificó la política monetaria de E.U. como un paliativo para compensar el malestar social? Estados Unidos reaccionó más vigorosamente a la disminución de la demanda después de la caída de las empresas puntocom, en parte porque las fuerzas sociales domésticas no le permiten absorber un considerable dolor económico. Por ejemplo, su débil red de seguridad social -si usted pierde su trabajo, pierde su seguro de salud y pronto pierde el de desocupación- significa que si el desempleo empieza a subir, hay una inmensa presión sobre los políticos y el banco central para que estimulen la economía. Es así que la política económica se vuelve extremadamente complaciente, lo cual tiene un importante papel en la inflación de la burbuja crediticia. Tras su experiencia en el FMI, ¿cómo ve sus nuevas líneas de crédito flexibles, cree que servirán para hacerle frente a la crisis? Pienso que esas líneas pueden acercarse a desempeñar el papel que las reservas ejercen. Así que pueden ser muy útiles para los países que califican. Problemas pendientes Usted ha vaticinado que tras los problemas con los valores respaldados por hipotecas vendrán problemas con otros activos, ¿cuáles serán? A menos que se arreglen los problemas de fondo y no los de efectivo o dinero corriente, vamos a enfrentar otra crisis. Citibank ha estado en angustias varias veces en las últimas décadas, cada vez por razones diferentes. Tenemos que descifrar por qué pasa esto, no sólo enfrentar el problema actual, el cual es inversión en bonos o valores respaldando hipotecas. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido