La crisis no ha sido diagnosticada de manera correcta

La crisis no ha sido diagnosticada de manera correcta

POR:
noviembre 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-17

¿Cuál es su percepción sobre la crisis financiera global?

Tenemos una crisis que a mi juicio no se ha diagnosticado correctamente, la crisis se gestó durante mucho tiempo, se gestó durante 20 años en que se hicieron toda clase de reformas para estimular la valorización de los activos y la alta rentabilidad de las operaciones financieras, nunca antes habíamos tenido una valorización de activos como la de los últimos 20 años, mayor que la de la gran depresión de los años 30, pero no era una valorización, no era una bonanza real, estaba generada en un gran estímulo para que los inversionistas obtuvieran altos rendimientos a cambio de trasladarles el riesgo a los demás, como en el caso de las hipotecas subprime que se les entregaban créditos a personas que no tenían las condiciones (para responder).

Se dieron juegos a todo tipo de reestructuraciones, de manera que la gente recibía unos papeles reestructurados que no sabían qué querían decir ni qué riesgo tenían; luego se permitían vender las hipotecas incluso a bancos de inversión de otras partes del mundo, de manera que se genera un estímulo para obtener altísimas rentabilidades pasándoles el riesgo a los demás y cuando uno sube como palmera a través de un juego ficticio cae como coco, de manera que esta situación de valorización no era sostenible; se rompió en parte por el alza de las tasas de interés, de manera que la crisis que tenemos es de desvalorización de activos, de destrucción del capital, y como no se ha entendido, se ha tratado de manejar a través de un diagnóstico que, a mi juicio, es incorrecto.

Primero se dijo que este era un problema de liquidez, entonces es la quiebra de las hipotecas subprime y eso se resuelve bajando las tasas de interés y dándoles liquidez a los bancos para que financien a los perdedores. Pero es que esa pérdida era una manifestación, luego el riesgo se extiende a todas las hipotecas de la construcción. Después se extiende a los bancos que tenían hipotecas subprimes y no para; luego se extiende a todos los bancos de inversión.

Esto lleva a un cambio de estrategia, advierten que no es un problema de liquidez, entonces lo miran como un problema de solvencia bancaria.

Usted ha sido muy acertado con los pronósticos, ahora vemos el sector automotor. ¿Qué se puede decir?

Es que es lo mismo; es que como no se tiene afluencia de crédito lo que usted produce en las empresas no se lo compran. Si el ahorro de la economía no va a la inversión, no hay forma de que el valor de la producción lo adquiera la gente.

Entonces en el caso de General Motors es que usted produce los carros, y entonces no hay quién se los compre. Porque no hay esa afluencia del crédito que ajuste la producción de carros con la demanda de los mismos; es la consecuencia de la ruptura de la consistencia macroeconómica ocasionada por la desvalorización de los activos.

Por eso, el problema no era de casas ni de bancos es de toda la economía. Entonces lo que hay que hacer es crear todas las condiciones para que ese crédito que los bancos en este momento pueden ofrecer lo absorban las empresas pero aquellas que prácticamente perdieron todo su capital, que es el caso de GM, y eso es lo que lleva al Estado a entrar en estas empresas.

La presencia del Estado no solo va a ser en la cuestión financiera sino de golpe en la administración y esto no lo dice una persona porque sea intervencionista, esto es lo que están haciendo movidos por los hechos; si hubieran tenido una teoría, habrían anticipado todo esto y hubieran hecho un buen programa para anticipar esta crisis. Lo que se tiene son unos funcionarios de orientación neoliberal interviniendo los bancos y ahora a las empresas, pero movidos por los hechos y por el desespero, mas no por un programa coherente y racional de intervención del Estado.

Siga bajando para encontrar más contenido