Crudo de esquisto, un reto para Colombia

La explotación no convencional de hidrocarburos divide la opinión en el país. Mientras unos avalan el 'fracking' por la necesidad de aumentar reservas, otros señalan que genera altos riesgos ambientales.

Francisco Lloreda, presidente de la Asociación Colombiana de Petroleo (ACP).

Archivo particular

Francisco Lloreda, presidente de la Asociación Colombiana de Petroleo (ACP).

Finanzas
POR:
octubre 23 de 2014 - 07:24 p.m.
2014-10-23

Buscar y encontrar hidrocarburos en yacimientos no convencionales es una "necesidad imperiosa y estratégica", dijo días atrás a periodistas Francisco Lloreda, presidente de la Asociación Colombiana de Petroleo (ACP).

"Tenemos sólo seis o siete años de reservas. Si no, vamos a tener una debacle fiscal", agregó. Ante el desplome de los precios del crudo, que en los últimos dos meses ha caído 13%, cerrando el miércoles en 80,52 dólares por barril en el New York Mercantile Exchange (Nymex), la búsqueda de aumentar la producción es un dolor de cabeza para el gobierno colombiano, que obtiene cerca del 20% de los ingresos corrientes de la industria de los hidrocarburos y la minería.

Colombia, que produce cerca de un millón de barriles por día (bpd), tiene cerca de 2.445 millones de barriles en reservas probadas de crudo. Sin embargo, según la ACP, el país tiene entre 500 y 3.000 millones de barriles en hidrocarburos no convencionales.

Para Alejandra Méndez, analista de la firma colombiana Serfinco, ante la evidente maduración de muchos pozos en Colombia, si el país quiere mantenerse como un exportador, la explotación de arenas bituminosas y de campos "offshore" (costa afuera) es una apuesta obvia.

"Este es un potencial que tiene Colombia, pero es muy difícil de explotar y el proceso hasta lograr producir va a tardar casi una década", dijo a la AFP. "Va a ser un poco complicado".

"ES COMO PONER UNA BOMBA"

La explotación del crudo de esquisto, que implica inyectar agua a alta presión para fracturar una roca que se ubica a profundidades de entre 1.500 y 2.400 metros, es cuestionada duramente por ambientalistas en el mundo.

Fracturar las lutitas que contienen hidrocarburos, una técnica denominada "fracking", puede ser un gran problema para un país como Colombia, situado en el Cinturón de Fuego del Pacífico, donde se produce el 90% de los terremotos y se ubica el 75% de los volcanes del mundo.

"Colombia tiene zonas de muy alta sismicidad. El 'fracking' es como poner una bomba en territorios tan activos sísmicamente", dijo Margarita Flórez, directora de la ONG Ambiente y Sociedad.

Además, en el caso de Colombia, se corre gran peligro de contaminar los acuíferos, que se sitúan cerca de la superficie, entre los 300 y 500 metros de profundidad. "Nadie puede garantizar que los ductos no filtren", señaló Flórez, quien también destacó la enorme cantidad de agua que requiere esta técnica de extracción - entre 7.000 y 29.000 litros de agua por pozo, según la ONG ambientalista Greenpeace.

Lloreda admitió los problemas potenciales, pero dijo que la estimulación hidráulica rara vez genera sismicidad y, de presentarse, es muy baja -de unos 2 grados en la Escala de Richter-.

"Tiene riesgos, pero si se hacen las cosas bien, los riesgos se reducen a un mínimo", señaló. Por su parte, Carlos Alberto Vargas, geólogo de la Universidad Nacional de Colombia, dijo a que si estas operaciones "se hacen con alto control de calidad, su aplicación no debería generar problemas".

"Esta tecnología puede generar sismicidad, pero debido a que el proceso se desarrolla típicamente en zonas alejadas de comunidades e infraestructura, su impacto tiende a ser marginal", afirmó.

En Colombia, donde hay un conflicto armado desde hace más de 50 años; la explotación de campos de crudo no convencionales puede presentar dificultades adicionales a las ambientales.

Las dos grandes áreas donde se encuentran las rocas de esquisto, el Magdalena Medio y del Catatumbo, en el noroeste, están ubicadas en zonas donde las principales guerrillas del país, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), son muy activas.

AFP