Crudo: nuevos contratos sí pagan

Pese al revuelo que ha causado entre las empresas petroleras un borrador del nuevo contrato de exploración y producción en el que se incluye una contribución adicional por los precios extra altos del crudo, el Gobierno considera que –incluso- la propuesta que se está cocinando podría quedarse corta.

POR:
julio 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-28

Por lo menos así lo manifestó el director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Armando Zamora. El funcionario, que dirige la entidad que fija las reglas de juego, consideró que todavía hay margen para aumentar las ganancias y de esa forma sacarle un mayor beneficio a la bonanza del oro negro desatada por el barril a más de 100 dólares. Zamora respondió así a los cuestionamientos de las compañías petroleras, las cuales se han mostrado preocupadas por la minuta del contrato la cual se encuentra en consultas y que sería dejada en firme en los próximos días, por que a juicio del funcionario “no tiene reversa”. El texto de la misma dice que la tarifa de la contribución se aumenta cinco por ciento a partir de 60 dólares (por barril), cada 30 dólares hasta llegar al 50 por ciento, cuando dicho valor sea igual o superior a los 150 dólares. Eso significa que, por ejemplo, cuando el petróleo esté en 120 dólares por barril, la ANH recibirá ya no un 23 por ciento de la producción en boca de pozo sino un 30 por ciento adicional. “El cálculo que hemos hecho es que la participación estatal o state take (regalías, impuestos y contribución), con precios a 150 dólares podría acercarse al 75 por ciento, pero aún así el negocio (para las empresas) continúa siendo buenísimo. Otra cosa es que los precios estuvieran a 30 dólares, eso sí mataría al negocio”, explicó el directivo. Esa contribución -que es adicional a lo que ya cancelan las compañías por regalías e impuestos- servirá para nutrir un fondo, que usará los recursos para amortiguar el incremento en los precios de los combustibles como la gasolina y el acpm que tienen contra la pared las finanzas públicas, pero también a los consumidores. De acuerdo con un análisis de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), varios países en coyunturas de precios altos han acudido a aumentar las cargas impositivas y fiscales para obtener una mayor renta petrolera, y en muchos casos han perdido competitividad, especialmente aquellos que como Colombia no son petroleros. Incluso Estados Unidos impuso una contribución similar en la década de los 80 lo que provocó una caída en la producción entre el 3 y el 5 por ciento, señaló el informe. Ecuador también hizo lo propio en el 2007 lo que se reflejó en una caída del 2 por ciento en la extracción de crudo y el freno en proyectos de inversión. “La historia petrolera colombiana enseña que la inestabilidad de la política petrolera tiene efecto demoledor en la competitividad del país, independientemente de que haya precios altos a nivel internacional y/o grandes descubrimientos”, señala la ACP, gremio que representa los intereses de las empresas petroleras establecidas en el país. Pero Zamora dice que hoy las condiciones son diferentes a las de hace años cuando nadie quería venir a explorar en el país por las condiciones de seguridad, la ausencia de un contrato competitivo y el déficit de información geológica. “Ahora está pasando todo lo contrario a lo que ocurrió en el 89. Países como Venezuela, Ecuador o Rusia están cerrando el acceso a la inversión petrolera y nosotros somos como una rendija donde la inversión privada puede sacar algo. Estamos mejor posicionados para ajustar las condiciones”, dijo El problema en 1989 cuando Colombia cambió las condiciones contractuales es que mientras el mundo se estaba abriendo a la inversión en hidrocarburos (como en el caso de la antigua Unión Soviética) Colombia se estaba cerrando a ella. Otro argumento de la autoridad petrolera para tranquilizar a las compañías, es que la contribución operará a partir de los 5 millones de barriles de producción acumulada para los nuevos contratos, porque los antiguos son intocables. Esto significa que para un campo de 1.000 barriles diarios habría que esperar casi 15 años para que se ‘dispare’ el pago de la contribución. Para uno que produzca 10.000 barriles sería a partir del segundo año, mientras que para un gran campo de 100.000 barriles, los cuales por lo pronto brillan por su ausencia en Colombia, la contribución se haría efectiva a partir del segundo mes. MÁS INVERSIÓN Aún sabiendo que Colombia fija- rá una contribución por precios extra altos para los nuevos con- tratos, el apetito por buscar hidro- carburos no pierde impulso. En la más reciente ronda de crudos pesados que fue adjudicada por la ANH el pasado 17 de julio, se asignaron 8 bloques a compañías petroleras de todo el mundo, los cuales comprometen inversiones por 500 millones de dólares. Fir- mas como Ecopetrol, ExxonMobil, Shell, Talismán, Pacific, BHP Billiton entre otras, deberán hacer trabajos de evaluación técnica en una vasta zona de los Llanos Orientales que permitirán desa- rrollar los crudos pesados. En caso de que esos trabajos se traduzcan en un contrato de exploración y producción, serían sujeto de la aplicación de la nueva contribución. “Las compañías que obtuvieron los bloques sabían lo de la contribución por precios altos y aún así se quedaron con las áreas”, sostiene Zamora. De otra parte, la ANH informó que el año entrante esa entidad tiene suscritos compromisos contractuales con las compañías petroleras que requerirán inversiones por 1.000 millones de dólares. 5% por ciento aumenta la contribución, a partir del momento en que el barril llegue a 60 dólares, según nuevos contratos. Abastecimiento interno de gas será prioritario Como consecuencia de la estrechez entre la oferta y la demanda por gas natural, sobre la cual se ha desatado un fuerte debate entre las autoridades y las empresas del sector, el Gobierno expidió una norma, según la cual la prioridad de los productores y distribuidores será atender el consumo interno, especialmente a los usuarios residenciales. Incluso dice que llegado el caso, se autoriza a suspender los compromisos de exportación en firme, y se le reconocerá al agente exportador el costo de oportunidad del combustible que dejará de vender. Así lo establece el decreto 2687 del 22 de julio del Ministerio de Minas y Energía, en el que también quedó explícito que el gas natural del Estado colombiano, se destinará prioritariamente a la atención de la demanda interna de este combustible y principalmente para el sector residencial y comercial. Y debido a la disparidad de información sobre las verdaderas reservas del hidrocarburo en Colombia, a más tardar el primero de abril del 2009, los productores deberán presentar a la ANH la certificación de sus reservas probadas expedida por un organismo especializado y reconocido. De la misma forma, los productores-comercializadores de los campos con precios de gas regulados, no podrán asumir compromisos de suministro para atender a usuarios no regulados (industria, por ejemplo), hasta tanto se hayan comprometido las cantidades demandadas para la atención directa de los hogares. Los productores de gas natural (Ecopetrol, Chevron, BP, etc) no podrán disponer libremente de las reservas probadas si el factor (reservas/producción es inferior o igual a 7 años. “Bajo esta condición no se podrán suscribir o perfeccionar compromisos de cantidades de gas natural relacionados con nuevos contratos de exportación o incrementar las cantidades de gas natural inicialmente acordadas en los contratos de exportación ya existentes”, indicó la norma.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido