Crudos proyectos de agua y saneamiento

La ejecución de la mayoría de Planes Departamentales de Agua (PDA), de los que ya hay diagnósticos en 840 municipios y 540 zonas rurales con graves problemas de acueducto y alcantarillado, aún está a media marcha.

POR:
mayo 19 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-19

Si bien están comprometidos ocho billones de pesos para la ejecución de proyectos en los próximos tres años “dos billones se deben ejecutar en el 2009”, y desde ya se advierten demoras, entre otras razones, por el efecto que tendrán las elecciones presidenciales y legislativas del próximo año en la contratación, así como por el desconocimiento de las normas regulatorias y la alta dispersión de la información que hay sobre el tema. Así lo reseña la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (Acodal), que junto con la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), conformaron un observatorio para acompañar al Viceministerio de Agua y Saneamiento en el desarrollo de esa iniciativa. Los Planes Departamentales de Agua surgieron como una estrategia gubernamental para incrementar las coberturas de acueducto y alcantarillado en municipios y zonas rurales. Sin embargo, un reciente análisis de Acodal hace énfasis en las dificultades a la hora de promocionar los esquemas necesarios para sacar adelante los proyectos. Se trata de una situación consecuente con la incertidumbre que genera entre los mandatarios departamentales y locales el manejo financiero de las obras. “La deficiente gestión y la ausencia del nivel departamental como articulador de los PDA hacia un nivel local, evidencia la falta de mecanismos de coordinación, asistencia técnica, financiación, regulación y control, que han hecho que para muchos departamentos y municipios se dificulte el logro de los objetivos planteados”, agrega el informe. Una de las razones para dilatar la ejecución de los planes es el debate mismo que deben asumir los alcaldes sobre el manejo de los recursos, en un escenario donde prima el desconocimiento y pasa a un segundo plano el alcance real de los proyectos. Esto sucede, pese a que la primera etapa de los planes consistió en trabajar de la mano con los departamentos, los municipios y las comunidades rurales para identificar los problemas y definir las soluciones. Ese fue el punto de partida para luego asumir el compromiso de los entes regionales para garantizar los recursos que demandan las obras, incluso acudiendo a vigencias futuras y a líneas de financiación con la banca multilateral, entre otras alternativas. Para la presidenta del gremio, Maryluz Mejía, esta situación no va en línea con los propósitos del Gobierno de acelerar la ejecución en obras de infraestructura como una manera de hacerle frente a la crisis. “Cuando se quiere poner la primera piedra o hacer una excavación para abrir una zanja, ya ha pasado mucho tiempo. La preocupación nuestra es que de todo el 2008, los recursos que se habían destinado no se invirtieron, pues nos quedamos otra vez en la explicación de los planes. Durante el 2009 se proyectaron unas inversiones, ya estamos en mayo y tampoco vemos que haya empezado la ejecución de obras”, señala. '' Durante el 2009 se proyectaron unas inversiones, ya estamos en mayo y tampoco vemos que haya empezado la ejecución de obras”. MARYLUZ MEJÍA, PRESIDENTA DE ACODAL Los juiciosos Los departamentos de Magdalena y Cesar son los más adelantados en mate- ria de PDA, dado que ya están en plena ejecución de obras. Precisamente la viceministra de Agua, Leyla Rojas, estuvo la semana pasada visitando varios municipios del Magdalena conociendo los pormenores de los proyectos y se atre- vió a dar fechas de la pues- ta en operación de las re- des. Así lo indicó para el caso del municipio de Nue- va Granada, que contará con 12 horas de servicio de agua como míni- mo y apta para el consumo humano a partir de diciem- bre de este año. Pero no sucede lo mismo en los demás departamentos del país. Sólo 10 han estructurado gerencias para los proyectos y aunque otros han decidido actuar por cuenta propia, pero bajo los mismos lineamientos de los planes de agua, lo cierto es que la tarea se ha demorado más de lo previsto. Demoras en otro frente Como está diseñada la estrategia para el desarrollo de los planes departamentales de agua, en su segunda fase los proyectos deben contar con un comité directivo, que actúa como la máxima instancia de decisión en cada una de las iniciativas. Un informe que sobre el tema presentó Acodal indica que a enero estaban constituidos 10 comités, es decir sólo un 31 por ciento del total. Hora de pisar el acelerador para hacer las obras En las cuentas del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, a enero de este año había 284 acuerdos de los concejos distritales y municipales aprobados para participar en los Planes Departamentales de Agua (PDA), lo que representa un monto total de 1,2 billones de pesos. Ese valor, según el informe de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (Acodal), sólo equivale al 38,7 por ciento del total de departamentos con acuerdos establecidos, lo que arroja un faltante del 61,29 por ciento. Al respecto, cabe mencionar que solamente los municipios de 12 departamentos reportan la firma de los acuerdos. El resto aún está pendiente de ese proceso, un asunto que se convierte en una talanquera para los planes del Gobierno nacional de incrementar las coberturas, alcanzando un cubrimiento del 95 por ciento en acueducto y un 90 por ciento en alcantarillado al 2012. Para cumplir con ese objetivo, las inversiones estimadas ascienden a 8 billones de pesos. Una gestión más juiciosa se observa en la consecución de recursos. En ese sentido la Financiera de Desarrollo Territorial (Findeter) dispuso de una línea de redescuento especial destinada a la subvención de los PDA. A enero de este año ya existían 19 departamentos con inversiones financiadas, es decir el 59 por ciento del total de las regiones incluidas en los proyectos. “Si bien es cierto que está el dinero, tenemos unos diagnósticos iniciales y hay unos diseños, pero no para la gran totalidad del país”, dice Alberto Valencia, gerente nacional de Acodal, quien llama la atención sobre el procedimiento que deben seguir los proyectos para que sean una realidad, un ejercicio que toma su tiempo. “Media la contratación estatal, un tema que tiene una normatividad y que obliga al cumplimiento de procesos muy estrictos, los cuales demandan entre tres y cuatro años, y esos procesos no han iniciado”, agrega. Por esa razón, tanto Acodal como la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) han reiterado su llamado a los responsables directos de estas iniciativas. La más reciente gestión se fundamentó en una misiva dirigida al presidente de la Federación de Departamentos, Eduardo Verano de la Rosa, y a todos los gobernadores del país. Los gremios pidieron priorizar la realización de los procesos de contratación de las gerencias asesoras, un esquema previsto para la estructuración de los proyectos. “Queremos que Gobierno y sociedad decidan cómo vamos a acelerar estos planes, que se vean las inversiones y que las comunidades realmente reciban los beneficios”, dice por su parte la presidenta del gremio, Maryluz Mejía. 1,2 billones de pesos, es el costo de los acuerdos para PDA que estaban aprobados hasta enero pasado. 840 municipios ya tienen diagnós- ticos para el desarrollo de los Planes Departamentales de Agua (PDA).WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido