Los cuatro ciclos que marcan la convivencia

Con la intención no basta. Así sucede en los matrimonios y se extiende a las asociaciones.

POR:
mayo 02 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-02

Por eso, es mejor tener las cosas claras y, además de establecer cronogramas, costos y beneficios cuando se asume un proyecto con un socio, hay que hacer acuerdos para que todo quede claro y no se asuman comportamientos que pueden generar crisis, especialmente cuando se manejan culturas diferentes.

De ahí que desde un principio es ideal establecer cómo se van a llevar a cabo procesos como el de toma de decisiones (quiénes participan), las comunicaciones (por teléfono, por correo electrónico), las reuniones (videoconferencias, actas, temario, objetivos) y con qué frecuencia se realizan, quiénes lidera, el proceso, indicadores de gestión, niveles de autonomía, entre otros aspectos.

En todo caso, las asociaciones pasan por ciclos, que las especialistas han denominado Ewaz e indentificado cuatro fundamentales: Lurna, Raido, Isa y Hodei.

  • Lurna: es el clico constructivo, cuando se organizan cosas, se hacen acuerdos, se definen estrategias y tácticas.
  • Raido: el momento de la solidez. Las cosas están funcionando bien, pero hay puntos que se pueden hacer mejor. Hay que movilizarse para no quedarse en la zona de comodidad.
  • Isa: el ciclo de la parálisis. Es un momento de atasque, ya sea porque uno de los socios está centrado en otra prioridad, o porque el negocio no está creciendo como se esperaba, o hay problemas de comunicación.
  • Hodei: el ciclo del conflicto. Hay insatisfacción con los procesos, los resultados, el tiempo de ejecución o cualquier otro punto. Vienen las culpas, los enfrentamientos y no se ven soluciones.

Como las asociaciones son a largo plazo, estos ciclos se presentan en varios momentos y por diferentes motivos.

La idea de Resocia, el productos de sistematizar este conocimiento es poder poner la asociación por encima de las personas y los momentos para que pueda seguir con su objetivo central.

El socio ideal
  • Confiabilidad. Que sus políticas empresariales y de sus ejecutivos correspondan a principios éticos.
  • Capacidad de apalancamiento, ya sea en el aspecto financiero, tecnológico u organizacional.
  • Experiencia y trayectoria en su campo de acción, con resultados para mostrar.
  • Respeto por la cultura de cada una de las otras compañías.
  • Agilidad para la toma de decisiones y para resolver inconvenientes. Hay que mirar cómo funciona la otra empresa en estos aspectos, pues a veces depender de la casa matriz para todo puede demorar procesos y así perder oportunidades.
Siga bajando para encontrar más contenido