Cuatro puntos críticos sobre plantas de sacrificio de ganado denunció el Procurador Edgardo Maya

Desde el transporte de los animales a las plantas de sacrificio, hasta la calidad de la carne entregada a los consumidores presenta serios problemas, señaló el jefe del Ministerio Público.

POR:
mayo 23 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-23

El funcionario lo hizo a través de un informe preventivo con fines preventivos. Los alcances del documento permiten identificar factores de riesgo dentro del proceso productivo que afectan la seguridad del producto, la salud y el derecho a un ambiente sano.

Dicho informe analizó cuatro grandes temas; en primer lugar, el de la regionalización o racionalización de las plantas de sacrificio de ganado contenida en el documento Conpes 3376 del 2005, que señala como línea de política pública los mecanismos de asociación entre entidades públicas, o entre estas y el sector privado.

Considera que la regionalización es una alternativa que cobra vigencia, pues permite articular las plantas de sacrificio y alcanzar índices de inocuidad de la carne, en aras de mejorar su calidad, las condiciones ambientales y sanitarias del proceso de sacrificio y la rentabilidad de este negocio.

"En segundo lugar -dijo Maya-, hemos participado activamente en toda la discusión sobre la actualización de las normas sanitarias y fitosanitarias necesarias, toda vez que era necesario hacer ajustes a la reglamentación de este sector con el fin de adecuarlo a la globalización y a los tratados de libre comercio, con lo cual se mejorará la productividad y competitividad, con una legislación enmarcada en las buenas prácticas".

Un tercer tema del informe se refiere a la desarticulación que existe entre las diferentes entidades que conforman el sistema de medidas sanitarias y fitosanitarias en Colombia.

En este sentido, la Procuraduría creó la llamada mesa interinstitucional de logros para el sector de plantas de sacrificio de ganado, en la cual las instituciones que tienen que ver con el tema presentaron sus inquietudes y propuestas para mejorar la actividad de sacrificio en todos sus aspectos.

Además de lo anunciado, dijo el Procurador, también se identificó que en el proceso productivo conocido como 'del hato a la mesa' es indispensable fortalecer el control a algunos eslabones de la cadena cárnica, como es el caso de la movilización del ganado hasta la planta de sacrificio. Para esto es necesario que las entidades de control exijan documentos como el registro único de vacunación y guía sanitaria de movilización, para controlar el transporte ilegal de animales.

Por último, el funcionario pidió a la Policía que tome medidas de control para erradicar la práctica de sacrificio ilegal de ganado.
El consumo anual de carne de res en Colombia se estima en 833.000 toneladas y supone un sacrificio anual de 4,4 millones de reses.

Siga bajando para encontrar más contenido