A hacer cuentas con el dólar por encima de los 2.050 pesos

La volatilidad seguirá, pero son mayores las presiones para que con- tinúe la escalada, incluso más allá de ese nivel.

Entre septiembre y octubre, el precio del dólar se ha movido en un rango de 152 pesos

EFE

Entre septiembre y octubre, el precio del dólar se ha movido en un rango de 152 pesos

Finanzas
POR:
octubre 29 de 2014 - 05:19 a.m.
2014-10-29

Entre septiembre y octubre, el precio del dólar se ha movido en un rango de 152 pesos y en varias jornadas la divisa ha estado por encima de los 2.070 pesos, nivel que ha significado un máximo de más de cinco años.

Y aunque en los últimos días no se ha movido muy lejos de los 2.050 pesos, la realidad es que todavía siguen en el aire varias presiones no solo para que no caiga, sino que hay espacio para que continúe la escalada.

De hecho, varios analistas en sus proyecciones de tasa de cambio ponen al precio del dólar alrededor de los 2.050 pesos, con sesgos al alza.

Incluso, el centro de estudios Anif dijo en estos días que, por cuenta de las implicaciones en el país de la caída del precio del petróleo, “la TRM ahora insinúa fácilmente niveles en la franja 2.100 - 2.200 pesos por dólar”.

Hay varios elementos que llegan del exterior, así como situaciones propias del mercado local que dan luces para pensar que, por lo menos en los próximos seis meses, no habrá un dólar barato.

PONIENDO EL PISO

Vale la pena recordar que la fuerte revaluación que tuvo el peso colombiano en el segundo trimestre de este año fue una situación atípica, que JP Morgan predijo, al pedir que se aumenta la ponderación de Colombia en sus índices de deuda soberana.

Dicho anuncio, realizado en marzo, hizo que inversionistas del exterior vinieran a comprar TES, lo cual hizo que entraran más dólares al mercado colombiano, bajando la cotización.

Pero la entrada de recursos foráneos también se vio en el mercado accionario, al punto que los fondos del exterior son los principales jugadores.

De hecho, la inversión de portafolio supera los 10.000 millones de dólares, más que los recursos que entraron para minería y petróleo.

Sin embargo, el rebalanceo del índice de JP Morgan terminó en septiembre, de manera que ya no se puede contar con ese flujo de dólares.

A esa situación se sumó la turbulencia en los mercados internacionales, causada por no pocas razones.

El factor con más implicaciones es la caída en los precios del petróleo, que ha llevado a que el barril en la referencia WTI se acerque a los 80 dólares por barril.

De mantenerse esta tendencia, las finanzas públicas se verán afectadas, entre otros temas porque la Nación recibirá menos dividendos de Ecopetrol.

Ya las exportaciones colombianas vienen cayendo y la situación podría complicarse, teniendo en cuenta que el petróleo y sus derivados representan el 55 por ciento de los despachos al exterior.

Esto, sumado a que las compras de todo tipo de bienes a otros países sí están creciendo, impone otra presión para que el precio del dólar suba frente al peso.

Incluso, analistas consideran que el ruido relacionado con la reforma tributaria también golpea la confianza de los inversionistas.

Y, para añadir más ingredientes, las inquietudes frente al débil desempeño no solo de Europa sino de varios países de América Latina y el enfriamiento de China, aumentan el sentimiento negativo de los inversionistas, que sacan sus recursos de mercados emergentes para invertirlos en activos más seguros y tener liquidez, lo cual fortalece al dólar.

Y, para cerrar el año, generalmente la tasa de cambio suele subir, por las necesidades de divisas de algunos agentes del mercado, explica Juan David Ballén, estratega de la firma Casa de Bolsa, al considerar que esa situación es estacional.

No hay claridad sobre si esas situaciones se van a mantener en el 2015, pero sí hay certeza de que llegarán otras.

El analista explica que el tema fundamental son los movimientos de política monetaria que haga la Reserva Federal de Estados Unidos.

Como se sabe, los mercados esperan que en cualquier momento empiece a subir la tasa de interés en esa economía, lo cual atrae los recursos de inversionistas de todo el mundo.