Una cuestión de cercanía

Análisis de la relación entre el sector financiero y sus clientes.

Una cuestión de cercanía

Archivo/portafolio.co

Una cuestión de cercanía

POR:
abril 04 de 2013 - 05:59 a.m.
2013-04-04

a relación que existe entre el sector financiero y los colombianos es muy distante. Con esa apreciación de Carlos Duque, fotógrafo y publicista famoso por haber creado los afiches de la campaña de Luis Carlos Galán, comenzó la conversación alrededor de cómo los bancos se aproximan a sus clientes y la pobre relación que, en general, estos han construido con los usuarios colombianos a través de los años.

“Pienso que parte de la mala imagen que tienen los bancos se debe a que no ha habido una educación de parte del sector a la gente”, dijo el artista vallecaucano.

Su afirmación no fue discutida por María Mercedes Cuéllar, presidenta de Asobancaria, quien en respuesta aseveró que eso no ha ocurrido por negligencia del sector, cuyas entidades han intentado acercarse más a las personas, sino porque su relación está magullada “desde el inicio de la humanidad”.

Entonces, ¿por qué hay tanta distancia? Para la vocera, la respuesta se resume en una popular frase: “si quiere perder un amigo, préstele plata”. “A la gente le gusta que le presten plata, pero no devolverla, y cuando el banco la cobra se pone brava... La mejor manera de perder un amigo es prestarles dinero”, sentenció Cuéllar.

Sin embargo, Duque quiso ahondar en el tema y puso sobre la mesa el tema del servicio que prestan las entidades financieras en el país, valiéndose para ello de un ejemplo de la vida cotidiana. “Lo que me molesta de los bancos es que a medio día, cuando todo el mundo va a hacer fila, es cuando menos cajeros tienen. Esa parte nunca la he entendido”, expresó.

En sintonía con su interlocutor, Cuéllar Manifestó que su reclamo hace parte de un gran debate al interior del sector bancario, pero, en contraposición, resaltó cómo ha evolucionado de manera constante para ofrecer un mejor servicio.

“Lo curioso es que la gente no compara cómo era gastarse toda la mañana para ir a pagar el teléfono (hace 20 años), y que ahora es algo muy rápido. La gente cree que porque fue fácil no deberían cobrarle, pero hay una tecnología muy grande detrás... La gente se pone brava, pero le están prestando un servicio”, argumentó la directiva.

Un tema de educación

Un punto en el cual tanto ambos estuvieron de acuerdo fue en resaltar la importancia que tiene educar a los colombianos en el manejo de sus finanzas.

En este sentido, Cuéllar dijo que el sector financiero ha venido trabajando arduamente para que se incluyan las nociones básicas del tema en las instituciones educativas. “A mi me aterra, por ejemplo, que hay gente que se podría pensionar y que descubre que hizo una embarrada terrible hace 20 o 25 años y se quedó sin pensión”, afirmó la directiva.

Sin embargo, la vocera dijo que muchos problemas han impedido impartir la cátedra, en primera instancia, en los colegios del país. “Uno se estrella: dicen que hay que llevarlo al Conpes, pero no se sabe quién es el responsable”, aseguró, a la vez que subrayó los pobres resultados que ha obtenido Colombia cuando la evalúan en matemáticas.

En resumen, el sector bancario trabaja para construir fórmulas para solucionar su “cuestión de cercanía”.

Siga bajando para encontrar más contenido