Cuidado: lo que mamá hace, el hijo lo copia

Los malos hábitos alimenticios de la madre pueden tener una influencia negativa en los hijos, según determinaron especialistas en varios estudios.

POR:
agosto 14 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-14

De acuerdo con las investigaciones, los adolescentes adoptan actitudes sobre su manera de comer mediante la observación. Para algunos jóvenes, esa situación podría significar una fijación malsana de la imagen corporal, advirtieron los investigadores. “Es como tratar de caminar con los tacones altos de mamá. Los jóvenes también ensayan su forma de comer”, dijo Carolyn Costin, vocera de la Asociación Nacional sobre Desórdenes Alimenticios. Mientras las tasas de obesidad crecen entre los niños en Estados Unidos, las autoridades de salud aconsejan a los padres sobre los riesgos de ingerir comida basura y la falta de ejercicio físico. Incluso algunos funcionarios mencionan a los padres que cuentan meticulosamente cada caloría que pasa por sus labios. Ese tipo de obsesión puede ser igualmente destructiva y llegar a enseñar a los chicos a medir su estima personal en la báscula, señaló Christine Gerbstadt, vocera de la Asociación Dietética Estadounidense. Aunque los papás también tienen un papel crucial en la formación de las actitudes de los hijos, las investigaciones se han concentrado en las madres y sus hijas, dado que las mujeres son más propensas a tomar regímenes de dieta y a preocuparse por la imagen corporal. Un estudio publicado este año por científicos de la Escuela de Medicina de Harvard mostró que la adopción frecuente de regímenes dietéticos entre las madres estaba asociada con una actitud similar de sus hijas adolescentes. El estudio también encontró que las niñas cuyas madres se preocupan por el peso tienen más posibilidades de desarrollar ansiedad sobre sus cuerpos. AP

Siga bajando para encontrar más contenido