CUIDAR EL CORAZÓN EN EL TRABAJO No fume; camine, suba y baje escaleras y coma bien

Las enfermedades crónicas como las cardiovasculares, el cáncer, la diabetes, las dolencias respiratorias y la depresión no sólo son un problema de salud que va en aumento, sino también uno económico.

POR:
septiembre 20 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-09-20

Según un estudio del Foro Económico Mundial, realizado junto con la Escuela de Salud Pública de Harvard, el impacto económico global de estas dolencias podría alcanzar los 47 billones de dólares en los próximos 20 años. La pérdida de producción acumulada debido a ellas, que en total causan la muerte de más de 36 millones de personas por año, representa casi el 4 por ciento del PIB global anual de las próximas dos décadas. Entre esas enfermedadades, las cardiopatías son las de mayor incidencia y tienen mucho que ver con el sendentarismo y los malos hábitos alimenticios. Como las personas pasan la mayor parte del tiempo en el trabajo, hay una serie de pequeños cambios que puede introducir en la actividad laboral para mejorar la salud cardiovascular. Según los médicos de la Fundación Española del Corazón (FEC), además de salvar vidas, una plantilla de personal sana puede contribuir a la salud de la empresa en tiempos de crisis económica por el aumento de productividad, la reducción de la tasa de absentismo y la disminución de los gastos médicos. La Federación Mundial del Corazón calcula que al menos el 80 por ciento de las muertes prematuras por enfermedad cardiovascular e infarto podría evitarse si se controlaran los factores de riesgo principales: tabaco, mala alimentación e inactividad física. Muchas empresas han reconocido la importancia de la salud de los empleados a la hora de alcanzar los objetivos centrales del negocio, y por ello se han comprometido a añadir la mejora de ella en sus prioridades empresariales. "No obstante, señala el doctor Leandro Plaza Celemín, presidente de la FEC, en las empresas pequeñas, donde quizá no exista esta política de recursos humanos de una forma tan arraigada, es el propio trabajador quien tiene que ser consciente de su salud y tomar medidas para mejorarla". El doctor José Luis López-Sendón, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario La Paz, aconseja "incluir el ejercicio físico en nuestra agenda, ya que basta con dar un paseo alrededor del edificio, escoger las escaleras en lugar del ascensor, hacer algo de deporte o dar un paseo en la pausa de la comida", para mejorar nuestra salud. También hay que esforzarse por comer de forma saludable. "Hay que saber escoger los menús más adecuados a la hora del almuerzo, incluso trayendo de casa la comida si no es posible reducir la ingesta de grasas en la cafetería del trabajo", sugiere el doctor López-Sendón. Otro pilar clave de la salud cardiovascular laboral consiste en crear un entorno sin humo. "Para prevenir las enfermedades cardiovasculares es necesario evitar el hábito del tabaquismo. Las empresas deben evitar el consumo de tabaco en el entorno de trabajo y sus alrededores para contribuir al bienestar", señala el médico.- Una mala combinación Una investigación danesa reciente sobre la salud cardiovascular en el trabajo indica que los hombres que no están en forma y trabajan más tiempo del usual (41 a 45 horas por semana) tienen un 59 por ciento más probabilidades de morir por enfermedad cardiaca, que aquellos de similar forma que trabajan menos de 40 horas semanales. La principal consecuencia de combinar horas extra y baja forma es un mayor riesgo de fallecer debido al endurecimiento y estrechez arterial (cardiopatía isquémica). El antídoto -según el estudio del Centro Nacional de Investigación del Ambiente Laboral de Copenhague- radica en evitar el sedentarismo y hacer ejercicio regular.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido