Cultivos permanentes se resisten a ‘El Niño’

Los efectos del fenómeno climático han sido menos fuertes en este subsector, frente al total del agro. El café es el más afectado.

Cultivos permanentes se resisten a ‘El Niño’

Bloomberg

Cultivos permanentes se resisten a ‘El Niño’

Finanzas
POR:
octubre 08 de 2015 - 01:26 a.m.
2015-10-08

La reforestación comercial, los cultivos de cacao, caña azucarera y, particularmente, el café, han comenzado a sentir los efectos del fenómeno de ‘El Niño’ en sus áreas de siembra.

En el primero, los reforestadores no han sufrido las inclemencias del tiempo, pues los árboles no alcanzan a morir ante la escasez de agua.

Por su parte, pese a las altas temperaturas que se han registrado, los más de 3.500 incendios reportados en Colombia durante este año no han afectado los cultivos, pero sí las áreas de bosque natural.

La única situación crítica está en que deben aplazarse las etapas de siembra, pues las plántulas sí requieren de agua para su perfecto anclaje y desarrollo inicial.

Vale la pena destacar que los reforestadores cuentan con planes de contingencia ante los incendios, pero manifiestan debilidad ante el ataque de las plagas que trae el verano.

Lo último lo demostró el Instituto Colombiano Agropecuario con la detección de la plaga defoliadora Schizura, en plantaciones forestales de acacia mangium.

Para el caso del café, este sí ha despertado las alarmas en el país.

Esto, derivado de una revisión hecha por el Servicio de Extensión de la Federación Nacional de Cafeteros que evidenció que 90.000 hectáreas productivas, equivalentes a 18 por ciento del total del parque cafetero, se han visto afectadas en algún grado.

Representantes de los cafeteros de diferentes regiones también han expresado su preocupación por los mayores costos que conlleva un ‘Niño’ intenso como el que está viviendo el país, en particular en lo que tiene que ver con las labores de control de plagas, cuyos costos laborales se pueden incrementar en hasta 50 por ciento, y la reducción en la eficiencia tanto en las labores de recolección como en las tasas de conversión de café cereza a café pergamino, que pueden alcanzar en algunos casos un deterioro hasta del 40 por ciento.

LO QUE DEJÓ ‘EL NIÑO’ INTENSO DE 1997 Y 1998

Un estudio de la Corporación Andina de Fomento (CAF) concluyó que el total del daño causado por ‘El Niño’ de 1997-1998 alcanzó los 564 millones de dólares, de los cuales solo el 10% correspondieron a efectos directos. “Esta composición de daños es típica de un evento de sequía, pues muchos de los efectos fueron indirectos a causa de mayores costos de provisión de electricidad y agua (55% el daño total) y pérdidas importantes de producción en el sector agrícola como resultado de escasez de agua para cultivos y ganado (26 %).

Contrariamente, los incendios forestales representaron 94 % de los efectos directos.

Es importante destacar que el daño total sobre la economía (incluyendo los efectos directos e indirectos) alcanzó el 0,6 % del PIB.

PLAN PARA AHORRAR AGUA EN LAS ÁREAS DE CAÑA AZUCARERA

Buscando paliar la incidencia del fenómeno de ‘El Niño’ en los cultivos, el gremio y los empresarios fortalecieron las medidas para garantizar el uso eficiente del agua.

Así las cosas, la agroindustria está evaluando y desarrollando tecnologías que contribuyan al aprovechamiento del recurso y, de paso, que sean sostenibles.

Como punto de partida se tiene la aplicación del sistema de balance hídrico en cada predio, que permite saber la cantidad de agua requerida; además, se analiza la oferta en cada época climática y el balance de agua regional.

De igual manera, la cadena se comprometió con el proyecto ‘Fondo Agua por la Vida y la Sostenibilidad’, que busca el mejoramiento de las cuencas de los ríos en condiciones críticas.

Adicional a lo anterior, se creó la llamada ‘Mesa del Agua’, que impulsa el uso racional y sostenible del recurso. “Estas acciones complementarán las llevadas a cabo para la protección y conservación de las cuencas a través de las asociaciones de usuarios de los Ríos y por el Fondo de Agua por la Vida.

“Este último, es el primer fondo a nivel nacional que se constituye para la protección de las cuencas hidrográficas y protección de la biodiversidad.

“Finalmente, el sector azucarero, a través de la ‘Mesa del Agua’, trabaja en la capacitación, sensibilización y la difusión de todos los compromisos, así como en normas legales y mejores prácticas, en forma directa con los cultivadores de caña”, explicó un vocero del gremio azucarero.