Cumbre ALC-UE

Se celebró la semana pasada en Viena la IV Cumbre América Latina y el Caribe-Unión Europea (ALC-UE) para fortalecer la democracia y las instituciones de esta región. Con este propósito se acordó fortalecer la ‘Asociación Estratégica Biregional’ con una abigarrada agenda que incluyó 12 temas: democracia y Derechos Humanos; fortalecimiento del enfoque multilateral para fomentar la paz, la estabilidad y el respeto por el derecho internacional; terrorismo; drogas y crimen organizado; medio ambiente (incluyendo prevención de desastres, mitigación de sus efectos y preparación); energía; acuerdos de asociación, integración regional, comercio, conexión (inversión, infraestructura, sociedad de la información); crecimiento y empleo; lucha contra la pobreza, la desigualdad y la exclusión; cooperación al desarrollo y financiación internacional para el desarrollo; Inmigración; conocimiento compartido y promoción de los recursos humanos (educación superior, i

POR:
mayo 16 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-16

Desde un principio la Cumbre buscaba dar prioridad al diálogo político, dado el deterioro democrático y la pérdida de sensibilidad democrática puesta de manifiesto en el último Latinobarometro, según el cual, el respaldo a la democracia ha pasado del 61 por ciento en 1996 al 53 por ciento en 2005. Esta situación negativa se agravó con la nacionalización del gas y los hidrocarburos en Bolivia, la cual afecta a empresas españolas y constituye un fuerte obstáculo para mayores inversiones europeas en la región. En el plano económico y comercial la gran aspiración era poder iniciar la negociación de un acuerdo comercial entre la UE y la CAN, pero el retiro de Venezuela hizo aplazar esta iniciativa por lo menos hasta el 20 de julio, con el fin de que la CAN se reorganice con los tres o cuatro países miembros que quedan, y muestre que es un proceso de integración consistente y sólido. En estas circunstancias, desafortunadamente, la agenda de Colombia con la Unión Europea hoy se limita a las drogas, el terrorismo y las migraciones, habiendo quedado en un segundo plano todos los demás temas, salvo los de cooperación. En el plano europeo un conjunto de hechos (atentados terroristas en Nueva York 11-S 2001, Madrid 11-M 2004, guerras de Afganistán e Irak, proliferación nuclear en diversos países, fracaso de la Ronda de Doha, ampliación de la Unión, convención y proceso de ratificación de la nueva Constitución para Europa, etc.) han influido para que América Latina no constituya hoy una prioridad. La realidad es que las relaciones UE-ALC siguen sin estar hoy por hoy a la altura de sus inmensas posibilidades. Desde hace más de un lustro - cuando se celebró la I Cumbre en julio de 1999 en Río de Janeiro - las declaraciones se suceden regularmente, pero la Asociación Estratégica Birregional sigue sin plasmarse en realizaciones concretas de envergadura, tanto por lo que se refiere al ámbito político como al económico, comercial o social. El diagnóstico de las causas, tanto estructurales como coyunturales, sería largo y complejo, de todas maneras es claro que la responsabilidad de las mismas incumbe naturalmente a ambas partes. Consultor internacional " La agenda de Colombia con la Unión Europea hoy se limita a las drogas, el terrorismo y las migraciones”.

Siga bajando para encontrar más contenido