Cumbre, mejor sin documento

Todos los asistentes destacan el clima de distensión que reinó en la reunión, pese a los anuncios de tormenta.

POR:
mayo 04 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-04

Sólo el Jefe de Gobierno anfitrión de la Cumbre de las Américas firmó la Declaración, pues aunque existió un clima de consenso no hubo unanimidad en torno al texto propuesto, ya que los gobiernos del Alba amenazaban con vetarlo por no referirse a la crisis financiera internacional. La respuesta de los organizadores en el sentido de que el texto se venía trabajando por dos años, no suena creíble para excusar el haber obviado las gravísimas situaciones nuevas que vive la región, máxime que tras el relevo en la Casa Blanca era obvio que se requería un documento con un nuevo enfoque.

Por contraste, todos los asistentes destacan el clima de distensión que reinó en la reunión, pese a los anuncios de tormenta, pues Venezuela había retirado al Embajador de Estados Unidos y el Presidente de Bolivia había acusado al gobierno de Washington de un presunto complot para asesinarlo.

Pero eso cambió cuando Obama se acercó a los líderes más críticos de su gobierno, pidió romper con la lógica de la Guerra Fría y solicitó que no le atribuyan responsabilidad por hechos como los denunciados por el presidente Ortega, ya que la invasión a Nicaragua ocurrió cuando Obama sólo tenía tres meses de vida.

Al final, hasta los más críticos de Washington reconocieron que hay un nuevo ambiente, y que aun sin firmar una declaración unánime, se avanza hacia un enfoque más pluralista en las relaciones.

Pese a no estar presente por haber sido expulsada de la OEA, Cuba se tomó gran parte de la agenda. Los presidentes de Argentina y Nicaragua, exigieron su reincorporación, pues ya mantiene relaciones diplomáticas con casi toda la región, el presidente Uribe reconoció que Cuba ha prestado valiosa ayuda en los esfuerzos de búsqueda de la paz en Colombia y Obama, que acababa de flexibilizar los permisos para viajar y enviar remesas a Cuba, ofreció un nuevo enfoque en las relaciones.

El Presidente estadounidense saludó la respuesta positiva del presidente Castro a sus recientes medidas, pero reclamó de Cuba que reduzca la comisión que retiene de la remesas y que avance en la liberación de presos políticos. Parece que Brasil está teniendo un papel decisivo en estos cambios de enfoque y como expresó el canciller Amorim, el nuevo clima ha sido posible, porque se ha comenzado a reconocer la diversidad política de la región.

Una cumbre que reúne a un presidente indígena y un líder sindical, a la hija de un militar asesinado por oponerse al Golpe de Estado que derrocó a Allende y al hijo de Torrijos, a un ex líder guerrillero y a un obispo; y en la cual el representante estadounidense es un afroamericano, tiene que mostrar un clima diferente al del pasado. Aunque persisten graves problemas como la asimetría comercial por el proteccionismo de Washington que mantiene elevados subsidios agrícolas.

Obama reconoció que su Gobierno no siempre ha sido aceptado en esta región, y se comprometió a no apoyar ninguna acción ilegal contra un gobierno democráticamente electo, y todo ello es muy distinto del lenguaje y clima de confrontación que se vivió en Mar del Plata.

No cabe duda, que una nueva puede estar comenzando...

beethovenhv@yahoo.com

Siga bajando para encontrar más contenido