Cumbre Uribe-Chávez intentará dinamizar planes de infraestructura binacionales

Los hay de todo tipo, viales y energéticos, pero no avanzan con la misma celeridad como ocurrió con la construcción del gasoducto binacional Ballenas-Maracaibo.

POR:
julio 09 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-09

Ese proyecto (una de las mayores obras de infraestructura  entre las dos naciones que hasta abril ya compartían un comercio bilateral de 2.136 millones de dólares) era una necesidad sentida para el occidente venezolano, ya que esa parte del país, por ahora, es deficitaria en materia de gas natural.

Por allí, a partir de enero de este año, comenzó a exportarse oficialmente gas desde Colombia a Venezuela. La obra de 177 kilómetros fue construida por Pdvsa Gas de Venezuela y en ella se invirtieron un poco más de 150 millones de dólares. Si bien al principio el acuerdo era que se iban a exportar inicialmente 50 millones de pies cúbicos diarios de gas, la cifra ya alcanza los 133 millones por día.

En la reunión que sostendrán este viernes los presidentes de Colombia, Álvaro Uribe, y de Venezuela, Hugo Chávez, se le echará una mirada a varios de esos proyectos de integración de infraestructura y justamente el propósito es darle un empujón a los más estratégicos.

El Canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, sostuvo este miércoles que la reunión servirá para "conversar francamente, para poner sobre la mesa los distintos temas, para reencontrarse, y para ordenar un cronograma de acciones sobre los temas vitales como cooperación fronteriza, energética, económica y comercial".

Según el gerente del Instituto Nacional de Concesiones de Colombia (Inco), Álvaro José Soto, para el presidente Álvaro Uribe es muy interesante la posibilidad de una integración de Colombia y Venezuela a través del modo férreo. Se trata de una propuesta que será analizada en el marco de la reunión que sostendrá con su homólogo venezolano, Hugo Chávez.

El propósito es integrar los sistemas de los dos países y para eso se plantearán dos líneas de conexión, una es la del Caribe, que conectaría a Colombia con Venezuela a través de la zona norte del país, en una ubicación estratégica para los servicios portuarios del departamento de La Guajira, así como de Santa Marta, Barranquilla y Cartagena.

La segunda línea partiría desde los Llanos Orientales. "Aún estamos en pleno inicio de esa propuesta y los detalles los entraríamos a afinar en el próximo encuentro que sostendrán los dos mandatarios", dijo el gerente del Inco.

Otro de los proyectos que están contemplados dentro de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional (Irsa) es la construcción de  la carretera marginal de la selva la cual busca unir a los países andinos desde Lima, pasando por Quito y Colombia para llegar a Caracas.

Este proyecto está contemplado dentro de la red nacional primaria de Colombia y cuenta con el apoyo de la banca multilateral. El compromiso es que cada país avance en los tramos que le corresponden, pero aún no hay definiciones al respecto.

En el tema fluvial, Venezuela y Colombia tienen el propósito desde hace varios años de revivir la navegabilidad por el río Meta, lo que involucra inversiones por 12 millones de dólares las cuales serían compartidas entre los dos países.

Hay otra obra fundamental para la integración como es el paso de la frontera Cúcuta-San Antonio del Táchira la cual está estimada en 2 millones de dólares.

De hecho, ambas naciones ya habían planteado la intención de avanzar en el proyecto del puente entre La Fría y La Chinita, un proyecto que permite que Norte de Santander y Táchira puedan incrementar el intercambio de productos y sacarnos a la salida al  puerto de Maracaibo por La Ceiba.

En el tema energético, la construcción de un oleoducto o el aprovechamiento de los que posee Colombia para permitirle a Venezuela usar el territorio nacional como puente para sacar su petróleo por el Pacífico, es una de las alternativas que están  estudiando ambos países.

Funcionarios de Ecopetrol y Pdvsa se han reunido en varias oportunidades para analizar cuál es la mejor alternativa para emprender esta obra la cual le permitiría a Venezuela reducir el tiempo de exportación de su petróleo a Oriente y a Colombia contar con una fuente de abastecimiento cercana en caso de llegar la temida pérdida de la autosuficiencia petrolera.

Estas opciones van desde la construcción de un oleoducto que tendría cerca de 1.000 kilómetros lineales entre ambos países, o la posibilidad de que, mediante unas adecuaciones e inversiones, el petróleo venezolano pueda usar la actual infraestructura de oleoductos colombiana, que se encuentra subutilizada en un 50 por ciento.

Venezuela está interesada en que el oleoducto que vendría desde el lago de Maracaibo finalice en el puerto de Tumaco para cargar barcos con 2 millones de barriles de crudo y reducir en 25 días el tiempo de entrega.

Este tema se ha vuelto de suma importancia para Chávez en momentos de bonanza petrolera, pero algunos expertos son escépticos ya que esta clase de megaproyectos requieren de mucho tiempo y dinero que aún no se sabe de dónde va a salir.

Siga bajando para encontrar más contenido