Cumbre en Viena | Finanzas | Economía | Portafolio

Cumbre en Viena

Latinoamérica y el Caribe afrontan una prueba de fuego esta semana en la IV Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno que se realiza con la Unión Europea entre el 11 y el 13 de mayo en Viena. A diferencia de la Cumbre reunida en Guadalajara hace un año, la cual se orientó al tema de la cohesión social, la Cumbre de Viena centrará sus trabajos en el fortalecimiento del diálogo político y de cooperación acorde con los principios establecidos en el Acuerdo Marco de Cooperación de 1993 y en la Declaración de Roma de 1966. El objetivo central será la integración regional entre la Unión Europea y Mercosur, la Comunidad Andina de Negocios y el Sistema de Integración Centroamericana.

POR:
mayo 10 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-10

Europa ha condicionado la negociación de acuerdos comerciales en la región a los avances tangibles en la integración de sus procesos aduaneros y arancelarios. En claro contraste con lo que ocurre en Centro América, el ambiente de integración que se vive en Sur América es de preocupante fragmentación regional. Por el lado de la CAN, Venezuela comunicó oficialmente su decisión soberana de denunciar el Acuerdo de Cartagena. En consecuencia, al tenor del Artículo 135 cesan sus derechos y obligaciones en la CAN, excepto las ventajas recibidas y concedidas a nivel comercial que se mantendrán por otros cinco años. La Comisión de la CAN puede, sin embargo, recortar este plazo por petición expresa de Venezuela, salvo el Convenio Automotor Andino, de gran importancia para Colombia, que se mantiene vigente hasta el año 2009. La firma en la Habana del llamado ‘Tratado Comercial de los Pueblos’ entre Bolivia, Cuba y Venezuela; el ingreso de Bolivia al ‘Alba’ (Alternativa Bolivariana para las Américas) propuesta por Venezuela; la iniciativa del presidente boliviano Evo Morales de reformar la CAN y rebautizarla ‘Comunidad Antiimperialista de Naciones’ y la propuesta de su vicepresidente y mentor intelectual Alvaro García Linera consistente en un nuevo modelo económico para los próximos 50 años denominado ‘Capitalismo Andino-Amazónico’, van en dirección contraria a la profundización de la integración en la CAN e inclusive de su preservación en la forma como la conocemos actualmente. Si por la CAN llueve, en Mercosur no escampa. Los deseos insatisfechos de Uruguay de negociar un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos; las inéditas declaraciones del presidente uruguayo Tabaré Vázquez en las cuales advierte que “de no lograrse mayores equilibrios en Mercosur, este podría quedar aislado y sin destino”; y las tensas relaciones comerciales entre Brasil y Bolivia por la nacionalización del gas en el país andino, hacen que este bloque regional pase por uno de los peores momentos de su historia. Con este movido telón d e fondo, la Comisión y la presidencia austriaca de la Unión Europea parecen fav orecer a Centro América en su objetivo de lanzar oficialmente las negociaciones de un acuerdo comercial. En cuanto a Mercosur, en negociaciones con Europa desde abril del año 2000, no se visualiza un cierre en Viena, pues Mercosur condiciona sus avances a la finalización de las negociaciones de la Ronda Doha. Colombia, Ecuador y Perú mantienen su pretensión de iniciar negociaciones comerciales entre la CAN y la Unión Europea. Bolivia por su parte ha solicitado ‘un compás de espera mientras la CAN arregla sus problemas internos’, lo cual puede enfriar aún más a los europeos preocupados por el futuro de sus inversiones. La única salida sería acelerar la integración, es decir, perfeccionar la unión aduanera y migrar hacia la conformación del mercado común andino con los países que estén dispuestos a acompañarnos, incluyendo la apertura de negociaciones comerciales con Europa. Asesor del Ministro de Agricultura "Europa ha condicionado la negociación de acuerdos comerciales en la región a los avances tangibles en la integración de sus procesos aduaneros y arancelarios”.

Siga bajando para encontrar más contenido