Cumbres inocuas

El presidente Sarkozy ha convocado la cumbre ‘Nuevo mundo: nuevo capitalismo’ y compartirá la presidencia con Tony Blair. Se trata de un foro discursivo sin capacidad decisoria, pues no asisten mandatarios.

POR:
noviembre 24 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-24

Asistirá Fukuyama, el politólogo que proclamó en su obra El fin de la historia, que había triunfado la democracia liberal y la economía del mercado. Su obra condujo a la desregulación, pues sus seguidores entendieron que el colapso de la economía planificada y estatista soviética marcaba el fin de toda forma de regulación. Ahora, el mismo apologista del mercado a ultranza es invitado a ayudar a diseñar el rescate del desastre que él contribuyó a crear. También asistirá Joseph Stiglitz, a quien la academia sueca otorgó el Nobel de Economía en el 2001, justamente por su tesis de que los mercados no pueden funcionar eficientemente si la información es asimétrica, y que es el Estado quien dispone de información agregada de alcance macroeconómico (cuentas nacionales), para tomar decisiones adecuadas de alcance sistémico. Pese a que su obra tiene más de un cuarto de siglo, la ola desregularizadora que se implantó con la hegemonía del Consenso de Washington ha puesto sordina a dicha tesis. Ahora, aunque se lo invite, el daño está hecho y los ahorradores que perdieron sus ahorros, quienes pierdan sus viviendas y los que queden sin empleo, los que no puedan enviar remesas y no puedan pagar su salud y educación, pagarán un alto costo por las erróneas políticas que no acataron la advertencia de Stiglitz. En su artículo ‘Más metas e instrumentos para el desarrollo: Hacia un consenso Post-Washington’, Stigliz escribió que si se adopta la apertura económica, se requiere la facultad reguladora del Estado para evitar las posiciones dominantes que terminen afectando a los consumidores, y que si se privatiza se debe asegurar la existencia de redes sociales de protección. Dijo en ese texto que los costos de concentrar toda la política económica en reducir la inflación pueden ser mayores que los beneficios y, que un país puede tener hasta 40% de inflación, si ello ocurre con crecimiento y empleo, pero los bancos centrales siguieron obsesionados con la inflación como su único objetivo. Agregó, que las políticas impuestas por el FMI no consideran el ambiente, la educación ni la tecnología, pero los ajustes seguían centrados en lo fiscal, con un enfoque recesivo procíclico que condujo a los países a severas contracciones económicas. En su conferencia ‘Empleo, justicia social y bienestar’, pronunciada en el 2001 en el Foro Global de empleo de la OIT, Stglitz sostuvo que era erróneo denominar factor de producción al trabajo, pues a diferencia del metal, un trabajador puede producir más dependiendo de la motivación y relaciones que mantenga con la empresa. ¡Pero estaba arando en el desierto! Lo invitaron tarde. beethovenhv@yahoo.com '' Los mercados no pueden funcionar eficientemente si la información es asimétrica.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido