Dane revelará este jueves si la economía del país creció o no en 2009

Analistas, Gobierno y el Banco de la República creen que el año anterior el PIB habría aumentado entre 0 y 0,2 por ciento.

Finanzas
POR:
marzo 22 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-22

Así, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística revelará de cuánto fue el crecimiento en el último trimestre, al igual que el de todo el año.

Los cálculos permiten afirmar que, como en las pruebas de atletismo, la economía comenzó de cero el año 2010.

Recientemente el Banco de la República señaló que con la información disponible esa es la cifra de crecimiento económico que espera, a todas luces mejor que la registrada en países como Venezuela, México y España, donde durante el 2009 el PIB se contrajo 5,8 por ciento, 2,3 por ciento y 3,1 por ciento, respectivamente.

Pero aunque ahora todos los sectores económicos tienen los motores prendidos, la aceleración no será a fondo, porque las proyecciones estatales y de los analistas del mercado dan cuenta de un crecimiento del PIB de máximo 2,6 por ciento.

Incluso varios expertos han corregido a la baja sus pronósticos. El año pasado el centro de estudios económicos Fedesarrollo dijo inicialmente que la economía iba a crecer 2,4 por ciento en el 2010, pero en enero pasado redujo levemente esta estimación, al dejarla en 2,1 por ciento.

Si bien estas cuantas décimas no indican que la recuperación se vaya a ir por la borda, Roberto Steiner, director Ejecutivo de Fedesarrollo, prevé que el consumo crezca poco, en niveles de 1,6 por ciento, fundamentalmente porque con un desempleo alto la gente sigue siendo muy cautelosa en sus gastos; el valor de las deudas viejas de los hogares aún es elevado; y todavía no hay un gran apetito por tomar crédito.

Fedesarrollo bajó sus expectativas porque cree que la inversión total (pública y privada), sólo avanzará en 2,1 por ciento, toda vez que las cifras del Dane al tercer trimestre del año pasado muestran que sigue cayendo, a lo que se suman los reportes de una baja utilización de la capacidad instalada por parte de las empresas.

En otras palabras, los empresarios en primer lugar 'desempolvan' las máquinas que tienen quietas y luego analizan si hacen nuevas inversiones.

A esto se le suma un menor ritmo exportador, que llevaría a las ventas al exterior a crecer 1,7 por ciento, porque aun cuando hay un mayor crecimiento mundial y los precios de las productos tradicionales han mejorado, Venezuela seguirá pesando de forma importante. Los agentes locales consultados por Latin Focus mantienen el optimismo, porque su consenso de crecimiento del PIB para este año se mantiene en 2,6 por ciento. Sin embargo, varios de ellos, como Corficolombiana, se inclinan por estimar un 2 por ciento.

Al mirar los sectores que le aportan al PIB, Fedesarrollo ve que mientras el sector minero mantendrá un incremento superior al 7 por ciento anual, en el resto de actividades las cosas serán a otro precio, porque el comercio crecerá a un ritmo de 2,2 por ciento, la industria avanzará un 1,9 por ciento y la construcción no será tan dinámica, aumentando su PIB sólo un 1,1 por ciento.

El banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo espera que este año la economía crezca un 3 por ciento, porque ya se nota una tenue recuperación del crédito, que se acelerará a partir del segundo semestre.

Reformas y sostenibilidad

El próximo mes los ajustes económicos de fondo entrarán en la agenda temática de los candidatos presidenciales y la receta general ya está lista: el crecimiento alto y sostenido, por encima de 6 por ciento, sólo lo darán las reformas de fondo que están pendientes (mercado laboral, régimen tributario, infraestructura de carreteras y esquema de comercio exterior diferentes).

Para la firma comisionista Correval, que prevé un crecimiento de 2 por ciento, los diversos indicadores muestran señales de recuperación y vistos en conjunto dan optimismo sobre las posibilidades de recuperación a lo largo del 2010, aunque el mercado laboral sigue siendo un obstáculo importante. Para Fedesarrollo no hay duda de que la reforma más importante es la laboral, quitándole los castigos a la generación de empleo, seguida de la tributaria, porque al igual que varios países del mundo, el próximo gobierno va a encontrar una situación fiscal que no es buena.