Daño en acueducto sigue afectando a Manizales

Una creciente del río Chinchiná ocasionó el derrumbe que tiene sin agua a 200 mil habitantes.

Archivo Portafolio.co

En octubre los 380 mil habitantes se quedaron sin agua debido a los daños provocados por un deslizamiento en la planta Luis Prie

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 08 de 2011 - 11:31 p.m.
2011-12-08

 

La historia se repitió. Después de que el pasado 19 de octubre los 380 mil habitantes de Manizales se quedaran sin agua debido a los daños provocados por un deslizamiento en la planta Luis Prieto, esta vez, por el desbordamiento del río Chinchiná, un nuevo alud que afectó la planta dejó a 200 mil habitantes de esta capital el líquido.

Pero esta vez, la afectación fue mayor, pues el alud llegó al barrio Lusitania; se llevó dos tramos de conducción de gas natural de Efigas y afectó la vereda Chupaderos en Villamaría.

La tragedia ocurrió a las 3 de la mañana del pasado martes, cuando más de 400 mil metros cúbicos de tierra se desprendieron de la parte alta de la montaña donde se encuentra ubicada la planta, alud que, además de arrasar con los tubos de 28 y 30 pulgadas adecuados hace menos de un mes, se llevó el puente que comunica a Manizales con la vereda Gallinazo.

“Es lo mismo que pasó hace un mes, pero con más fuerza y más capacidad volumétrica.

La montaña está prácticamente descolgándose, está para venirse”, aseguró el teniente del Cuerpo de Bomberos de Manizales, Rubelio Quintero Bohórquez.

La avalancha también causó averías en dos tramos de tubería que conduce el gas natural a los sectores de Gallinazo, La Florida, Alto de la Virgen y Molinos.

“Son alrededor de 500 usuarios los que estarían sin el servicio de gas, pero en el resto de la ciudad el suministro es óptimo”, aseguró la subgerente comercial de Efigas, Érika Durán Pinzón.

Pese al deslizamiento la ciudad no se quedó por completo sin el líquido.

EN VILLAMARÍA BUSCAN AL DESAPARECIDO POR LA AVALANCHA

Con la avalancha del río Chinchiná, no sólo resultaron afectados ciudadanos de Manizales, también la comunidad de la vereda Chupaderos, de Villamaría, sufrió las consecuencias de esta emergencia.

En la vereda, que está ubicada al lado del barrio Lusitania de Manizales, buscan a Carlos Enrique Ríos Sánchez, de 70 años, desaparecido tras el alud. Su hijo señaló que él quedó sepultado en el lodo.

El señor no ha sido hallado y los cuerpos de socorro suspendieron la búsqueda por las difíciles condiciones climáticas. Óscar Armando Ríos Gallego, hijo del desaparecido, manifestó que tiene fe para salir adelante.

Siga bajando para encontrar más contenido