A debate las 24 horas de rumba en Bogotá; tendría que haber consenso entre comerciantes

Quienes se oponen a la iniciativa dicen que aumentarían la clandestinidad, el consumo de alcohol y drogas y las riñas entre borrachos.

POR:
mayo 11 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-11

Luego del asesinato del joven Juan Pablo Arenas en plena zona rosa de Bogotá (85 con 15) y del debate posterior al crimen, en el Concejo de la ciudad empezó a tomar forma un proyecto de acuerdo para hacer de la rumba una actividad más "responsable".

Crear sitios donde ésta no pare, es decir, rumba las 24 horas.
La iniciativa fue radicada por miembros de la bancada liberal, encabezados por el concejal Jorge Ernesto Salamanca, y sus colegas Germán García y Liliana de Diago.

Según ellos, para evitar que las zonas de rumba responsables se conviertan en 'ollas' de drogas o zonas de prostitución, debe haber un compromiso de los dueños de bares para denunciar estas actividades; presencia permanente de las autoridades y un proceso de concertación con las comunidades que habiten en los alrededores de estos lugares.

Se plantea un plazo de seis meses para realizar un censo de los establecimientos dedicados a la rumba y define el tiempo de un año para que las secretarías de Gobierno y Planeación -que es la que define el uso del suelo en la ciudad- clasifiquen y definan cuáles son los sitios autorizados para operar sin restricción.

Una vez realizados estos pasos, "serán consideradas zonas de rumba responsable las 24 horas aquellas que por iniciativa de al menos el 90 por ciento de la totalidad del grupo de comerciantes y empresarios de un sector territorialmente delimitado por manzanas (...) presente su propuestas para operar sin restricción horaria".

¿Cuáles serían las zonas?

Los más animados con esta idea son los dueños de bares. Camilo Ospina, su máximo vocero, dijo que es una iniciativa interesante, que comparte una posición que han tenido los empresarios de la rumba en el sentido de tener una ciudad funcionando las 24 horas del día, en el que también haya ofertas culturales y comerciales de toda índole.

Según Ospina, en la ciudad se han consolidado zonas turísticas con gran oferta de bares y restaurantes, ubicados en la Candelaria, la zona K (avenida Primero de Mayo con Boyacá o 'cuadra alegre'), la zona rosa, el parque de la 93 y el sector que abarca la carrera Séptima, entre calles 45 y 60, entre otras.

Duras críticas

Pero al proyecto ya le han aparecido duros contradictores. Mauricio Rico, director de la Corporación de Vecinos de la Carrera Séptima (Corposéptima), rechazó la implementación de una rumba las 24 horas en el corredor de ese importante eje vial, al igual que en la zona rosa.

"Sería incentivar y ahondar en un problema de salud pública por el alto consumo de licor y drogas que se podría generar en estos sectores", dijo.

Por el lado de los padres de familia, Carolina Piñeros, directora ejecutiva de Red Papaz (entidad que los representa), no hay una posición clara. Ellos más bien abogan por que se brinde protección a los menores de edad.

"Las noticias sobre los excesos de nuestros hijos en la rumba requieren para su solución que los adultos asumamos nuestra responsabilidad y actuemos. Nadie debe quedar por fuera: los padres, las autoridades, la escuela, el sector salud, los empresarios de la rumba y los medios", indicó".

Aumentan los riesgos

El experto en seguridad Hugo Acero tampoco ve con buenos ojos la iniciativa.

"Tiene tres problemas: generaría inequidad, crearía sitios clandestinos en los sitios donde no haya horario extendido y aumentaría el riesgo de riñas y conflictos en los sitios autorizados porque llegarían personas borrachas de otros sitios que seguramente no podrían entrar a las zonas autorizadas".

La concejala Gilma Jiménez, aunque es liberal, no respaldó a sus compañeros de bancada, pues cree que no hay los suficientes 'dientes' jurídicos para ejercer un buen control sobre esos sitios. Otras, como Ángela Benedetti, incluso, proponen regresar a la llamada 'Ley Zanahoria'.

Antonio Sanguino, del Polo, dijo que el proyecto de rumba las 24 horas es un buen comienzo para pensar en una Bogotá productiva todo el día.

'Habrá un foro para conocer experiencias internacionales'

Clara López, secretaria de Gobierno de Bogotá, dijo que estudiará el proyecto de acuerdo que se radicó en el Cabildo Distrital y que permite el funcionamiento de zonas de rumba 24 horas.

"Es interesante que desde el Concejo haya preocupación por estos temas, pero necesitamos revisar el sustento jurídico de esta iniciativa", resaltó López.

La funcionaria anunció que a mediados de este año se llevará a cabo un foro al que asisitirán conferencistas de ciudades como Buenos Aires (Argentina) y Madrid (España), que explicarán cómo se han implementado experiencias exitosas de rumba y de zonas de diversión durante todo el día.

"Bogotá debería tener una oferta de rumba y recreación responsable para todos los públicos, incluidos los adultos. A eso debemos llegar, pero antes debemos trabajar en crear ambientes jurídicos que nos permitan actuar con legalidad", dijo López.

Reina la ilegalidad en la rumba

En un reciente informe periodístico publicado por EL TIEMPO se puso al desnudo la presencia de amanecederos que no cumplen ninguna restricción horaria y en donde se expenden drogas como la cocaína y la marihuana.

Además, en algunos casos, ofrecen servicios de prostitución.

Siga bajando para encontrar más contenido