Un debate presidencial sobre internacionalización

El mundo sigue girando y la globalización no se detiene, pero Colombia retrasó por muchos años su reto de ser un país más internacionalizado.

POR:
abril 08 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-08

El mundo sigue girando y la globalización no se detiene, pero Colombia retrasó por muchos años su reto de ser un país más internacionalizado, para concentrarse en la política de Seguridad Democrática que, por fortuna, nos deja los cimientos para construir -ahora sí- una nación competitiva de verdad y eficientemente global.

El mundo sigue girando y la globalización no se detiene, pero Colombia retrasó por muchos años su reto de ser un país más internacionalizado, para concentrarse en la política de Seguridad Democrática que por fortuna nos deja muy positivos resultados y los cimientos para construir -ahora sí- una nación competitiva de verdad y eficientemente global.

El camino entonces está más despejado, pero se requiere de alta gerencia para alcanzar esas metas, y cuando digo gerencia me refiero en particular a la capacidad que debe tener nuestro próximo Presidente (a) de dirigir al país por esa senda que hoy transitan muchos países en el mundo: los que crecen, los que son ganadores y se enriquecen.

En el único debate que se ha organizado hasta el momento entre los candidatos a la Presidencia, increíblemente ninguno de esos temas -globalización e internacionalización- fue mencionado, como si aún estuviéramos en la época de la colonia; apenas Antanas Mockus hizo una breve referencia a la importancia de exportar productos 'finos', y Juan Manuel y Noemí se acercaron un poco al escenario internacional al jugar ping-pong con la enfermedad holandesa.

No significa esto que ellos desconozcan estos asuntos o que no se atrevan a discutirlos, sino que fue más importante para el debate saber cuántos zapatos tiene Antanas o si Petro se baña. Por eso trataré de imaginar qué dirían los candidatos en un debate sobre el tema internacional, reconociendo que no todos tienen experiencia en este campo, aunque no por ello podemos descalificarlos, pues al final de cuentas será un Ministro de Comercio quien desarrollará ese trabajo. Sin embargo, hagamos el ejercicio.

El primer nombre que se me ocurre es el de Juan Manuel Santos. Sin duda, él se atribuiría que es quien más conoce de comercio internacional entre todos ellos, con gran experiencia en asuntos cafeteros y la enorme ventaja de haber sido un excelente ministro de Comercio Exterior -opinión mía, conociéndolo como tal cuando fui Consejero Comercial de la Embajada en Caracas-. No sólo estoy seguro de que para Santos la competitividad va más allá de mejorar uno o dos puestos en el ranking del Foro Económico Mundial, o tres casillas en el Doing Business, sino que además no tengo dudas respecto a su capacidad para concebir estrategias modernas y agresivas que faciliten la real inserción del país en el nuevo mercado internacional.

Sigo con Noemí Sanín, que parece haber olvidado su excelente gestión en Venezuela, ya que nunca la menciona, ni siquiera cuando en el pasado debate se le hizo una pregunta en relación con Chávez; gracias a ella -y posteriormente a Rodrigo Pardo y Guillermo Alberto González- se logró abrir ese mercado de tanta importancia para nuestras exportaciones, hoy el primero para las ventas de productos industriales.

En tercer lugar destaco a Antanas, quien se atrevió a hablar de exportaciones en el debate de RCN, además de ciencia y tecnología; sin experticia comprobada en estos asuntos, es un académico e investigador que debe conocer y entender la importancia que tiene para el país avanzar en esas materias.

Pardo y Vargas probablemente expondrían algunas experiencias en cuanto a legislación en asuntos internacionales; Fajardo nos recordaría que desde la Alcaldía de Medellín intentó proyectar internacionalmente la ciudad y atraer hacia ella inversiones extranjeras, y Petro probablemente nos diría que, conjuntamente con Jorge Robledo, -el senador mas estudioso y serio de este país- se ha preocupado por las implicaciones negativas que para Colombia tendría el TLC con Estados Unidos, sin desconocer algunas pocas positivas.

Si este debate se realizara y permitiera profundizar en todos los aspectos internacionales, de competitividad y retos empresariales, su gran ganador sería sin duda, Juan Manuel Santos, aunque Noemí tendría una oportunidad para lucirse, siempre y cuando a cualquier pregunta no responda con "Seguridad Democrática". Claro está que advertidos sobre el tema a tratar, los demás candidatos se prepararían, y posiblemente saldrían bien librados de un debate con esas características. Quien pierda en el área internacional podrá salir airoso con otra materia que le resulte más familiar.

Quizás si se diera un debate sobre educación, Mockus y Fajardo tendrían las de ganar, y si acaso fuera sobre desarrollo económico regional, Pardo tendría la muy buena asesoría de su compañero de lucha, Aníbal Gaviria. Al final, ganaría el que menos se equivoque, al menos frente a los posibles votos de opinión. Lo cierto es que Colombia necesita corregir el camino. Por muy uribistas que sean, en su mayoría, los candidatos deben aceptar que nos hemos rezagado y que recortar distancias no será tan fácil.

Nuestros índices de inversión en ciencia y tecnología son impresionantemente pobres; la desaceleración de la producción industrial es evidente y el grado de internacionalización de nuestras empresas muy pobre; las exportaciones caen, y aunque crecieran, están todavía muy por debajo del nivel que podría considerarse aceptable -para un país como el nuestro- de 42 billones de dólares; dependemos de tres mercados de destino para nuestras ventas externas, Estados Unidos, Venezuela y Ecuador, y la diversificación se quedó en discursos; la inversión extranjera por mucho que se publicite se concentra en hidrocarburos y energía y prácticamente nada en otras áreas; nuestra competitividad global es cada vez inferior si nos comparamos con el mundo, aunque excelente si lo hacemos con Venezuela, y lo mismo ocurre con la competitividad en áreas específicas como tecnología, sector financiero, sistema tributario, infraestructura, apertura digital, facilidad para hacer negocios, entre otros.

La tasa de cambio revaluada debería verse como una enorme posibilidad para la modernización de nuestras empresas y para ser competitivos gracias al más bajo costo de las maquinarias, equipos, materias primas e insumos, -no olvidemos que el cociente exportador nacional apenas supera el 25 por ciento- sin dejar de mencionar costo de combustibles y costos financieros por empréstitos internacionales; el Voto Caribe es un llamado de atención al excesivo centralismo en el cual el Ministerio de Comercio es líder absoluto; los tratados de libre comercio son importantes para aquellos países que tengan suficiente oferta exportable y ésta no se genera actualmente en Colombia.

No propongo adoptar la tradicional política de los nuevos gobernantes de 'pare y siga', según la cual todo lo que hizo el antecesor es malo y sólo las nuevas ideas y proyectos sirven; además esa posibilidad se daría únicamente con Petro, pues para los demás todo lo que se ha hecho es bueno, porque así muy seguramente lo perciben.

La verdad es que se han diseñado programas y definido estrategias, y se realizan todavía más estudios, pero nadie sabe qué hacer con todo eso, mientras las regiones se empobrecen; muchos sectores de la industria desaparecen, o en el mejor de los casos, no crecen; no tenemos renglones agropecuarios para exportar como no sean banano, flores, algunas frutas exóticas y en ocasiones papas, carne y leche para Venezuela, un mercado que desaparece y próximamente dejará de otorgarnos ventajas arancelarias.

No recuerdo un grupo de candidatos presidenciales tan bueno como este. Por eso sería importante conocer sus opiniones y programas respecto a temas trascendentales para el país. Para conocer sus preferencias, gustos y disgustos, personajes preferidos, canciones favoritas, nombres de sus mascotas, -preguntas para reinas, como dijo Rafael Pardo-, están las secciones de farándula de los noticieros.

Siga bajando para encontrar más contenido