Debate por prohibición de dádivas a médicos por parte de farmacéuticas en E.U. se traslada a Colombia

Los fabricantes de medicinas en ese país anunciaron que, tras revisar su código de conducta, prohibirán la entrega de regalos como lapiceros, pocillos y almuerzos en restaurantes a los médicos.

POR:
julio 16 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-16

Los cambios no cobijan los almuerzos que pueden ofrecerles sus representantes de ventas a estos profesionales en sus oficinas ni los miles de dólares que estos cobran por conferencias o consultorías.

La decisión, dada a conocer por Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, surge justo cuando el Congreso de ese país examina las relaciones entre farmacéuticas y médicos, incluidos los investigadores en medicina.

El nuevo código entrará en vigencia el 2009, y ya es blanco de cuestionamientos de organizaciones como Public Citizen's Health Research Group. "Es un intento cosmético de relaciones públicas (...) Simbólicamente parecen eliminar algunas cosas, pero dejan vigentes aspectos de enorme importancia", dijo Sidney Wolfe, director de la ONG.

Esta discusión ni es nueva ni es exclusiva de E.U., es global e involucra a países como Colombia, donde médicos y representantes de la industria reconocen los pagos y la entrega de dádivas y regalos de los laboratorios a estos profesionales, para que formulen y promuevan sus productos.

"Se ve de todo: hay desde colegas que cambian las fórmulas a pacientes, porque un laboratorio les paga un viaje, hasta sociedades científicas que le exigen a la farmacéutica participación en las utilidades por la venta de un fármaco que ayudaron a promover", asegura el ex presidente de una sociedad científica.

Necesidades satisfechas

El gerente de mercadeo de una farmacéutica multinacional en Colombia, explica que hay preocupación porque el mercado -pese a mover cerca de 3 billones de pesos al año- está decreciendo, "por eso tratan de mantener a toda costa el control del negocio; la piedra angular de esa pelea es el manejo de la formulación del médico", dice.

Asegura que la forma de convencer a muchos médicos es satisfacer algunas de sus necesidades: para unos es la formación médica, para otros es un asunto académico y de investigación y para algunos es un problema de ingresos, solo para mencionar algunas.

"A los primeros se les costea la asistencia a congresos y simposios (pasajes, alimentación, alojamiento), a los segundos se les da la oportunidad de ser conferencistas en eventos de alto nivel, en los que pueden interactuar con pares académicos, o participar en investigaciones; con los terceros hay, incluso, negociación directa: si produce (formula) cierto número de unidades al día, eso puede significarle una suma mensual, que se gira a cuentas personales o de terceros, para que él no figure", señala este gerente.

'Esto es lo normal' Para J.J. Rodríguez, especialista bogotano, esta clase de manejos no son la excepción sino la norma, están tan difundidos y aceptados, que el gremio se habituó a ellos.

"Soy profesor universitario, trabajo en una clínica y atiendo consulta privada; durante la mayoría de mis 17 años de especialista, mi relación con los laboratorios ha sido similar a la que tienen con otros colegas: recibo a sus representantes de ventas, que me traen literatura médica, publicidad, recordatorios y muestras de productos", dice.

Asegura que estos dejan formatos que él firma y entrega a sus pacientes, "ellos llaman a los números de servicio al cliente del laboratorio; por lo general se benefician con descuentos o promociones".

Dice haber aceptado ser conferencista de laboratorios en simposios y congresos, "ellos costean todo, incluso me han hecho llegar imágenes y diapositivas para incluir en las presentaciones; eso lo cobro por honorarios".

No hay certeza sobre cuánto puede estar invirtiendo la industria en estas formas de mercadeo, sin embargo la ex gerente de un laboratorio multinacional asegura que no se escatima en gastos.

"Cada vez se destina menos a regalar esferos, pocillos, recordatorios y agendas porque no es efectivo; ese dinero se concentra en financiar el viaje de grupos de médicos a congresos y otros eventos. A Cartagena llevar a uno puede costar de 3 a 5 millones de pesos; a E.U., alrededor de 10 millones de pesos, y a Europa hasta 18 millones de pesos", dice.

Representantes del gremio médico insisten en la necesidad de que todo profesional que tenga conflicto de interés, lo manifieste, en todos los escenarios, incluso con sus pacientes; las farmacéuticas, por su parte, han empezado a generar códigos de ética para darle un manejo más serio a este tema.

Hora de autorregularse

Hace cuatro años, Afidro (que agremia en Colombia a las farmacéuticas multinacionales) presentó un nuevo código de ética. Algunos de sus enunciados son:

La relación de la industria con los profesionales en todos los ámbitos debe estar orientada por el beneficio del paciente.
No son aceptables el intercambio de recetas por artículos, beneficios, bienes o dinero en efectivo, ni por viajes o por la participación en eventos científicos nacionales o internacionales.
No se ofrecerán beneficios financieros o en especie con el fin de influenciar la formulación de productos farmacéuticos.

'Una venta completamente cerrada'

El gerente de mercadeo de un laboratorio farmacéutico en Colombia explica las estrategias de estas compañías y sy relación con los médicos.

¿Son normales estas estrategias en la industria?

Es tema en todos los comités de mercadeo de los laboratorios el cómo vamos a posicionar una marca y qué líder de opinión vamos a utilizar para que nos ayude a conceptualizar y a divulgar.

¿Qué otras dádivas ofrecen?

Cada laboratorio tiene una estrategia para lograr fórmulas y ventas efectivas. Algunos se cansaron de los médicos y van directo a las farmacias. Si, por ejemplo, produzco genéricos y formulan una molécula, pues le pago al de la farmacia, que tiene menos responsabilidad y resulta menos costoso que el médico.

¿Y los congresos?

Muchos médicos, aprovechando el ofrecimiento del laboratorio y llevan a sus familias a estos eventos. De hecho, a veces ni siquiera se aparecen en el simposio patrocinado por el laboratorio.

¿Cómo establecen que el médico cumple?

El médico formula un producto y entrega a los pacientes números de atención al cliente o de redes de apoyo al paciente. Cuando ellos llaman les preguntamos quién les formuló el medicamento. Tenemos convenio con distribuidores o farmacias que despachan a domicilio. El paciente recibe descuentos por la compra. La venta queda completamente cerrada.

Si el médico no cumple con eso, ¿sale del cuadro?

Se ejerce presión a través del visitador médico. Un chantaje indirecto que le está recordando que estuvo de viaje en alguna parte y que eso debe traducirse en un beneficio, que es la formulación.

¿Cree que la industria hace educación médica?

Es publicidad disfrazada. Casi siempre los simposios y las conferencias camuflan un concepto de posicionamiento de marca.

¿Hay forma de controlar las ventas con fórmula en farmacias?

Hay estadísticas internacionales (IMS e INTE) que se encargan de microfilmar las recetas para hacer proyecciones por segmento, por categorías. Ahí aparecen los nombres de los médicos.

Siga bajando para encontrar más contenido