Sobre decisión de Minambiente de entregar permiso para explorar mina de oro, habla directivo de AngloGold

La multinacional y mayor productora de oro del mundo toma con cautela el permiso del Ministerio, pues se le permitirá explorar oro en apenas 6,3 hectáreas, de las 515,7 solicitadas.

POR:
mayo 09 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-09

Rafael Herz, quien se desempeña en Colombia como Country Manager de la multinacional Surafricana AngloGold Ashanti, la mayor productora de oro del mundo, reconoce que la última semana ha sido muy agitadas.

En su oficina están a la vista un cúmulo de documentos por revisar, correos electrónicos por contestar y un vaso de gaseosa reposado. Presenta excusas, pues mientras responde la entrevista tendrá que evacuar correos pendientes, derivados de la decisión del Ministerio de Ambiente Vivienda y Desarrollo Territorial de otorgar un esperado permiso, para retomar la exploración de la que sería la mayor mina de oro de Colombia, La Colosa, en Cajamarca.

La máxima autoridad ambiental permitirá a AngloGold que siga con la exploración, pero en una reducida área, la cual equivale al 1,24 por ciento de la inicialmente solicitada. Ello ya despierta dudas en el sector minero de que se podrá hacer un trabajo riguroso sobre el potencial de la mina.

Herz dice que tanto la empresa en Colombia, como los directivos en Johannesburgo, recibieron con cautela la decisión del Minambiente.

¿Cómo recibieron la aprobación de sustracción del área tras tantos meses de espera?

Primero que todo, nosotros respetamos y acatamos las decisiones de la autoridad ambiental, pero esta decisión requiere un estudio detallado por parte de la empresa, porque efectivamente es una determinación diferente de la que se había solicitado y, por ende, requiere analizar las implicaciones que tiene para el avance del proyecto.

¿AngloGold todavía no ha tomado la decisión de seguir con el proyecto?

Vale la pena anotar dos cosas, en torno de la autorización del Ministerio de Ambiente: una es que todavía no es una decisión en firme, y dos, se requieren un plan de trabajo y unas solicitudes de permisos, que se estarán adelantando posteriormente.

¿Se puede explorar en un área tan pequeña como la que finalmente les autorizaron?

Ese es el reto ante el que nos encontramos, y debemos analizar si con la decisión se permite adelantar los estudios que se requieren para determinar la viabilidad del proyecto. Detrás de esto viene un reto técnico y ambientalmente importante, que el Ministerio decidió imponerle a la empresa: la solicitud era por 515,7 hectáreas y la autorización fue por 6,39 hectáreas, es decir, el 1,2 por ciento el área.

¿Qué opinan del anuncio de la Procuraduría de impugnar este acto administrativo?

Tocará ver cuáles son los criterios específicos que la Procuraduría tenga a bien señalar en este caso.

¿Por qué cree que un proyecto como este ha generado tanta polarización?

Creo que, en el caso de La Colosa, de manera prematura e innecesaria, se ha creado un potencial conflicto donde no hay. Primero, porque estamos en una fase exploratoria y, como dice esa palabra, se trata de analizar la viabilidad del proyecto. En esta fase, un impacto ambiental frente al recurso hídrico no existe.

También es prematuro porque al país le interesa saber qué riqueza se encuentra en el depósito minero, y conocer en qué condiciones se puede explotar.

¿En algún momento han pensado en tirar la toalla ante tanto lío e irse para otra parte?

La empresa sí se ha encontrado con problemas y una serie de incertidumbres, pero, como su compromiso es con el país, la intención es asumir esas dificultades como retos.

Siga bajando para encontrar más contenido