Decisiones del Banco de la República han permitido sobrellevar la crisis económica mundial, dicen expertos

Medidas que en otro momento se vieron como exageradas y hasta contraproducentes para la economía nacional, se han convertido en herramientas para afrontar la coyuntura externa.

POR:
septiembre 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-29

La incertidumbre en los mercados internacionales no tiene un impacto directo en las empresas colombianas, pero tampoco es fácil escapar cuando el protagonista de la crisis es Estados Unidos, primer socio comercial.

Entre las medidas de política monetaria adoptadas por el Banco de la República, en los últimos dos años se encuentran los encajes y un alza de 4 puntos en las tasas de interés (entre abril del 2006 y hoy).

Con estas medidas es imposible mantener contento a todo el mundo, pero el Emisor ha llevado la peor parte, pues ha recibido 'varilla' de todos los calibres. Los empresarios y el propio Presidente Uribe lo culpan del enfriamiento de la economía. "Creemos que hoy los riesgos son pocos porque el Emisor ha tomado las medidas necesarias para asimilar la desaceleración", dijo Luis Muñoz, del Bancolombia. Pero, aunque empezó a bajar la espuma en la economía nacional y en medio de una crisis evidente en los mercados extranjeros, ¿qué habría pasado si en este momento el país enfrentara la situación sin las medidas adoptadas?

Banca, en líos por morosos

La crisis habría sorprendido a los colombianos con una especie de 'guayabo' en el consumo y endeudados hasta la camisa, como ocurrió en otras ocasiones.

Al cierre de 1999, por ejemplo, la cartera vencida ascendía a 13,5 por ciento, a julio de este año el indicador es de 3,9 por ciento. Por eso, si no se hubiera encarecido el crédito, el sector financiero estaría pasando por una situación de debilidad, pues a medida que aumentan los desembolsos, muy seguramente se incrementan también los niveles de préstamos con dificultades de pago y esto inmediatamente se vería reflejado en los balances de los bancos.

Para el gerente del Banrepública, José Darío Uribe, los choques financieros externos, sean positivos o negativos, se transmiten por el sector financiero. Por eso es vital contar con unas entidades fuertes, como ocurre hoy, que se han aprovisionado para prevenir problemas. "Un sector fuerte es aquel que no ha tenido excesos en el pasado", dice Uribe.

Más déficit en cuenta corriente

Si un país está gastando más de lo que recibe, debe salir a financiarse en el exterior para cumplir con sus obligaciones y esto lo hace más vulnerable ante la situación internacional, ya que cuando hay crisis de liquidez, el crédito se restringe.

Ese es el problema de tener déficit en la cuenta corriente y es una de las desventajas de Colombia, pues otros países de la región están 'en tablas' e incluso tienen superávit. De todas formas, si no se hubiera moderado el gasto, el desbalance en estas cuentas no sería de tres por ciento, sino de 5,5 por ciento del PIB, lo cual haría mayor la necesidad de crédito en momentos como este, en que hay menos recursos para prestar por cuenta de la crisis financiera internacional.

Incluso, el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, señala que el déficit podría estar entre 2,5 por ciento y 3 por ciento del PIB.

Burbuja en precios de bienes

Los encajes aguaron buena parte de la fiesta de la propiedad raíz. El país vio un auge en la construcción y los precios comenzaron a subir hace dos años. Si no se controla, se crea una burbuja de precios de vivienda que habría saltado de los estratos altos al resto. Ni siquiera los intereses en las nubes pueden remediar la situación, tal y como ocurrió en la década pasada, pues a la gente no le interesaba pagar altas tasas porque sabía que su bien se iba a valorizar.

Pero todo lo que sube, baja, y el mejor ejemplo es lo que está pasando en Estados Unidos, pues este factor es la principal causa de la crisis.

En medio del choque externo, fuerte alza de tasas

Pese a las críticas por una tasa en 10 por ciento, hay quienes reconocen que el Banco haya comenzado a subirlas hace dos años, por lo cual el proceso ha sido gradual y no hubo cambios abruptos en los intereses.

Esta es precisamente la situación en otros países de la región, por ejemplo Chile ha tenido que incrementar sus tasas hasta 75 puntos básicos por sesión.

Para el presidente de Anif, Sergio Clavijo, el hecho de que el Emisor actuara antes que otros países logró bajar las expectativas de inflación. Por su parte, Mauricio Santamaría, director adjunto de Fedesarrollo, dice que sin las medidas los precios habrían subido más por lo cual los hogares más pobres estarían hoy consumiendo menos.

El principal argumento en contra de las alzas de tasas es que frenaron el crecimiento más de la cuenta.

Según Santamaría, el menor crecimiento obedece más a que el entorno internacional está de capa caída. "El problema de un crecimiento insostenible es que tarde o temprano, si no se corrige con política macroeconómica, el mercado lo hace bruscamente, por medio de recesión y crisis", dice José Darío Uribe, gerente del Emisor.

A pagar deudas con revaluación

El control de capitales evitó en buena parte que se tuviera mucho endeudamiento de corto plazo, pues en momentos difíciles en los mercados internacionales se convierte en un factor de vulnerabilidad, teniendo en cuenta que debe pagarse rápidamente.

De otra parte, los dólares del Emisor tuvieron otra utilidad, pues el Gobierno compró una parte para pagar la deuda externa, aprovechando la revaluación del peso frente al dólar. Clavijo considera que el Banco hizo bien al imponer el control de capitales para frenar la revaluación, tras ampliar el diferencial de tasas. "Frente al problema que hubo con la tasa de cambio, el Emisor hizo lo que estaba en sus manos", dice.

También habría caído el valor de los ahorros para pensiones

Las tasas de los títulos de tesorería del Gobierno (TES) dependen de las expectativas de inflación y, en términos generales, cuando el Banco de la República subió el interés de corto plazo, es decir la tasa normal, logró bajar la de los papeles a largo plazo, que son los que se toman como referencia en el mercado.

Esto es importante desde dos puntos de vista. En primer lugar, de lo que ocurra con la deuda pública depende buena parte del ahorro de los colombianos, pues en este activo está concentrado el 46 por ciento de las inversiones de los fondos de pensiones. Entre obligatorias y voluntarias, estos fondos tienen 8,7 millones de afiliados.

Por otra parte, si las tasas de los TES suben, se desvalorizan los papeles y esta pérdida de atractivo hace que los inversionistas quieran deshacerse de ellos, lo cual pone en aprietos al Gobierno, que se financia con estos títulos.

Sin provisiones para la crisis

Durante el año, el Banco de la República ha acumulado reservas por medio de compras directas, opciones y desde el 23 de junio de este año, ha hecho subastas por 20 millones de dólares diarios.

Al 19 de septiembre de este año, las reservas internacionales del país totalizaron 23.796,1 millones de dólares, 2.847,4 millones más que al cierre del 2007.

La cifra es el equivalente a un año de servicio de la deuda.

La importancia de las reservas es que permiten responder en momentos en que se dificulte el acceso a los capitales internacionales y no permiten que se haga un fuerte ajuste en el gasto.

Esto se hace más evidente ahora que las grandes firmas del sector financiero internacional están en crisis. Si en algún momento se cierran los mercados, el Banrepública tiene dólares para vender y, así, los empresarios podrán seguir importando.

Clavijo, de Anif, dice que otra ventaja de las reservas, es que permiten que el banco provea liquidez necesaria para que la tasa de cambio no se deprecie más de la cuenta si hay un freno de capitales como resultado de la crisis financiera.

LUISA GÓMEZ RODRÍGUEZ
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido