Los decretos de emergencia social se quedaron cortos, afirma Juan Manuel Diaz-Granados, presidente de Acemi

El ejecutivo dijo que aunque las disposiciones establecidas al amparo de la Emergencia Social son importantes, en varios temas claves éstas se quedaron cortas.

POR:
enero 22 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-22

"Nueve de las quince Empresas Promotoras de Salud (EPS) que existen en el país no podrán operar en los próximos meses el Fosyga no les paga las deudas pendientes por casi un billón de pesos". Esa advertencia la lanzó varias veces el presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral, (Acemi), Juan Manuel Díaz-Granados.

Este insistente llamado llevó al Gobierno a decretar la Emergencia Social por 30 días del pasado 23 de diciembre. El viernes pasado fueron revelados los últimos decretos del salvavidas de salud. El resultado es agridulce, explicó el directivo a PORTAFOLIO.

¿Qué opinión le merecen los decretos de la Emergencia Social?

En principio nos parecen muy importantes, generan ingresos para el sistema de salud, adopta medidas para racionalizar el gasto, establece normas para definir claramente el POS, incentiva la medicina prepagada y los planes de las EPS para que la gente adquiera este tipo de planes, hace una reingeniería al régimen subsidiado para facilitar su operación y modernizarlo lo cual es fundamental para consolidar la universalidad de la salud.

¿Y cuáles son los peros?

Creemos que hay normas en donde se establecieron medidas excesivas.

¿Como cuáles?

Hay medidas asimétricas. Por ejemplo en materia de pagos, a las EPS nos establecen normas más rígidas para que nosotros paguemos pero no hacen lo propio para que el Fosyga nos pague, sobre todo en materia de recobros. Entonces no hay asimetría o equidad. Otro aspecto es que si las EPS pagan tarde deben hacerlo con intereses de mora, pero si es el Fosyga, no incurre en este costo.

¿La emergencia soluciona el tema de las deudas del pasado?

Las cuentas por cobrar al Fosyga valen cerca de 900.000 millones de los cuales 500.000 se encuentran glosados, es decir con observaciones del Fondo, y dice que no los va a pagar.

En este aspecto, la emergencia establece un decreto para facilitar las conciliaciones.

¿Y eso es suficiente?

Creemos que este es un decreto importante y necesario más no suficiente. Nosotros esperábamos que se adoptaran medidas integrales adicionales para facilitar la solución de definitiva de las controversias, y no simplemente una solución parcial.

¿Valió la pena decretar la emergencia?

Es un avance importante, pero quedó faltando.

¿Qué cosas esperaban ustedes y que al final quedaron faltando?

Hay temas que fueron solicitados por nosotros y que no fueron atendidos, pero se trata de asuntos de detalle. Por ejemplo unos de tratamiento tributario a las EPS que las hemos venido solicitando de tiempo atrás. Eso quedó a mitad de camino.

También hubiéramos querido que las medidas de control de la evasión fueran más estrictas y prácticas.

Se avanzó pero consideramos que ahí hubiese podido hacerse muchas otras cosas claves.

¿Y en materia de ingresos para la salud usted cree que estos son suficientes?

No. Los nuevos ingresos para el sistema son importantes pero no son insuficientes. Creemos que habría sido mucho mejor si se hubiera pensado en otras fuentes adicionales.

¿La emergencia va a solucionar los problemas que hasta ahora a tenido el sistema?

Yo creo que va a ayudar pero depende de las decisiones que tome el Gobierno sobre los cálculos de la UPC (Unidad de Pago por Capitación). Mientras esta siga siendo insuficiente el sistema no va a ser sostenible.

¿Entonces no hubo solución a la amenaza de quiebra de las EPS?

Hay que reconocer que el tema de las UPC está en revisión, pero por ahora las UPC no son suficientes y por lo tanto así se hagan las reformas que haga, si los valores que se les reconocen a los operadores no son suficientes para cubrir los gastos, pues todo el sistema se resiente.

El sector de la salud tiene actualmente un rezago en salarios frente al resto de las actividades de la economía porque el volumen de recursos que se está irrigando no alcanza y cada vez hay más gente demandando servicios de salud en el país.

¿Llegaremos a la uiversalidad?

Esa no es una opción sino una obligación. Y tenemos que llegar a la universalidad porque así lo ordenó la Corte Constitucional en el 2008 y es meta de Ley. También es un propósito del Gobierno. Además, como sistema podemos decir que es uno de los objetivos más importantes. Pero no solamente es llegar a la universalidad, sino cómo mantenerla en el tiempo, es decir hacerla sostenible. Al paso que ibamos era absolutamente inviable.

Se trata de un imperativo. En eso no tenemos otra opción y la Emergencia Social nos ayudará bastante.  

Siga bajando para encontrar más contenido