En defensa de los parafiscales

El sistema de subsidio familiar, con una existencia ya cincuentenaria, ha logrado importantes resultados frente al bienestar y al mejoramiento de las condiciones de vida del sector trabajador y de los colombianos en general. Como instrumento de esa política social, las Cajas de Compensación Familiar han brindado a muchos ciudadanos la posibilidad de obtener un ingreso mensual adicional a través de subsidios en dinero, especie y servicios para satisfacer las necesidades más apremiantes del hogar y los haberes que en nuestro medio cada ser humano aspira con justicia. Se enmarca este sistema del subsidio familiar dentro del esquema de seguridad social en Colombia, y por tal razón es especialmente protegido por la Constitución y obedece a un hecho primario de responsabilidad social por parte de los empresarios colombianos.

POR:
julio 21 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-21

Hoy, sin embargo, hay voces que se inclinan por reducir el aporte del 4 por ciento que hacen esos empresarios sobre su nómina con destino a las Cajas de Compensación Familiar, sin tener en cuenta el impacto negativo que una medida de esa magnitud tendría sobre la cobertura y los servicios que prestan las cajas a sus 5.400.000 trabajadores afiliados. Es preciso reiterar que el Sistema de Compensación Familiar trabaja para garantizar los derechos sociales del mundo laboral formal, entre los cuales, como producto de un pacto colectivo y de carácter social, entre empresarios y trabajadores, se estableció el subsidio familiar como prestación social que contribuye al bienestar de la familia del trabajador. Estos recursos para los trabajadores de menores ingresos, implican una ganancia no salarial que impacta positivamente en la economía familiar y se constituyen en fuentes para la financiación de bienes meritorios, particularmente educación de los hijos, vivienda, salud, recreación, seguridad alimentaria en el hogar, entre otros, apoyando la acción del Estado en estos frentes. Se trata de un método que hace parte del Sistema de Protección Social en su componente de Aseguramiento toda vez que obedece a una obligación de cotizar en la misma forma que la salud, pensiones y riesgos profesionales. El ahorro de costos laborales por la vía de recortar la seguridad social, puede traer como consecuencia mayores costos originados en una menor productividad asociados a una alta insatisfacción laboral. La competitividad se hace a partir de la innovación y la eficiencia y no a costa de la precariedad laboral. El campo de discusión deberá ser el de si queremos más o menos seguridad social para nuestros trabajadores. Si implementamos mecanismos de flexibilidad y movilidad laborales, y no mantenemos y afinamos los instrumentos de seguridad social como los que ofrece el subsidio familiar, estaremos generando una inmensa incertidumbre entre el recurso más valioso e importante de una sociedad, el ser humano. *Columna de la Fundación Buen Gobierno. '' La competitividad se hace a partir de la innovación y la eficiencia y no a costa de la precariedad laboral.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido