Déficit comercial, lo que más inquieta al Emisor

El Banco de la República mantuvo la tasa de interés en 4,5 % porque considera poco pertinente aumentar el ingreso nacional por medio de la introducción de más dinero a la economía nacional.

La tasa de interés se mantuvo en 3,6 % por decisión del Banco de la República.

Archivo Portafolio

La tasa de interés se mantuvo en 3,6 % por decisión del Banco de la República.

Finanzas
POR:
marzo 06 de 2015 - 07:02 p.m.
2015-03-06

La decisión de mantener la tasa de interés de intervención en 4,5 % se debió a que varias de las preocupaciones de la junta directiva del Banco de la República no pueden ser despejadas en el corto plazo.

La Junta destacó que el deterioro de los términos de intercambio, los cuales se situaron en niveles no vistos desde los primeros meses de 2009, está relacionado con un dólar volátil y sin tendencia definida.

En Colombia, el aumento de las importaciones y la caída de las exportaciones en diciembre de 2014 resultaron mayores que las proyectadas.

El déficit de la balanza comercial de bienes podría ser mayor que lo estimado. Aunque en enero continúo el ingreso de capitales para la compra de portafolio, los planes de inversión extranjera en el sector petrolero se redujeron de manera considerable por la caída en el precio del crudo.

También, la Junta centró su atención sobre la reducción de las primas de riesgo de Colombia y de varios países de la región.

La recuperación de la economía mundial empieza a ser empujada por los buenos resultados en los primeros meses de 2015 registrados por los Estados Unidos.

El pronóstico de crecimiento económico para 2015 es de 3,6 % como resultado de un desaceleramiento en el consumo durable. Esta cifra refleja la incertidumbre derivada de una menos dinámica en el ingreso nacional y una reducción de la financiación externa.

En materia de precios, la inflación en enero se incrementó y se sitúo en 3,82 %, cifra superior a la proyectada por el Banco y los mercados.

La aceleración de la inflación está motivada por el mayor ritmo de aumento en los precios de los alimentos.

Por ahora, el incremento del nivel de la tasa de cambio no se ha transmitido de forma completa a los precios internos.

Sin embargo, la Junta se mantiene en alerta a los cambios en los niveles de precios de la mayoría de los bienes. Una alta transmisión de la tasa de cambio a los bienes transables podría tener efectos persistentes sobre la inflación.

En resumen, el Banco de la República mantuvo la tasa de interés porque considera poco pertinente aumentar el ingreso nacional por medio de la introducción de más dinero a la economía nacional.

Para Análisis Bancolombia, la economía colombiana se ha visto afectada por el comportamiento de los precios de las materias primas, lo cual ha derivado en un deterioro en los términos de intercambio y en definitiva en un menor crecimiento económico.

"Dadas las condiciones actuales y las expectativas de crecimiento económico e inflación, en el transcurso de este y el próximo año esperamos que la tasa de intervención del Banco Central permanezca estable", señala el comentario sobre las Minutas.

Lo anterior sería el resultado de una expectativa de brecha del producto tornándose negativa en el presente año y cerrándose gradualmente en 2016, sumado a una inflación que aumentaría en el inicio de 2015, pero que convergería hacia el 3,4 % en el final del año y hacia el 3,1 % en 2016.

"Resulta importante señalar que, ante la desaceleración del crecimiento y la ampliación del déficit en cuenta corriente, una reducción de la tasa de intervención sería un respuesta que podría incluso acentuar los desequilibrios externos".

De otro lado, los resultados de inflación de febrero que se conocieron ayer y que resultaron mayores a lo previsto, hacen que la tasa de intervención en términos reales se torne aun más expansiva.

"Esto no solo reduce sustancialmente la posibilidad de impulsar la economía vía recortes de tasas de interés, sino que además llevará a que la Junta sea reiterativa en que los aumentos de precios son de carácter temporal, con el fin de prevenir que las expectativas de inflación se deterioren".

"Sin embargo, -señala Bancolombia- hemos encontrado que históricamente las expectativas de inflación de fin de año reaccionan considerablemente a la evolución de la inflación observada, por ello no se descarta un deterioro adicional en las perspectivas de precios de los agentes. Si esto llegase ocurrir, el escenario de decisiones del Emisor se tornaría mucho más complejo. En cualquier caso, si la autoridad monetaria llegase a estar ante el dilema de controlar la inflación o de estimular el crecimiento económico, es claro que optaría por la primera alternativa".