Deforestación de Brasil sería responsabilidad de expansión de áreas sembradas con soya, según estudio

La deforestación de la Amazonia aumentó 3,8% en un año y se elevó a 11.968 kilómetros cuadrados, cifra levemente superior a la del período anterior, que rompe con tres años consecutivos de reducción.

POR:
noviembre 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-28

Los datos fueron revelados el viernes por el Instituto de Investigación Espacial (Inpe).

Previamente, Brasil había conseguido reducir en 59 por ciento la deforestación en los últimos tres años, tras el pico de 27.423 kilómetros cuadrados ocurrido entre agosto de 2003 y julio de 2004.

Los casi 12.000 kilómetros cuadrados de selva devastada en el último período anual (de agosto de 2007 a julio de 2008) superan la superficie de Puerto Rico y rompen con esa tendencia de reducción.

"No estamos satisfechos, queremos deforestación cero", dijo el ministro de Medio Ambiente, Carlos Minc, en rueda de prensa. Pero advirtió que el aumento de la deforestación podría haber sido 'explosivo' si el gobierno no hubiese aplicado un paquete de medidas para atajarla, intensificando la fiscalización y retirando el crédito a quienes no tienen el censo ambiental al día.

Minc destacó que, de hecho, tras un recrudecimiento de la devastación amazónica a final de 2007 e inicio de 2008, en los últimos cinco meses la deforestación se redujo 23 por ciento, lo que, según él, indica que Brasil puede volver a reducir la deforestación en los próximos años.

Tras la presentación del resultado, por su parte, los grupos ambientalistas (ONGs)anunciaron sus críticas.

"Ese índice es demasiado alto. La reducción que habíamos tenido antes indicaba que la deforestación puede ser controlada y, por eso, gobierno y sociedad tenemos que empeñarnos en extinguirla", dijo a AFP el coordinador del Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonia (Ipam), Paulo Moutinho.

"El problema principal de la Amazonia es que no existe un sistema económico que valorice la selva en pie y que compita con las lucrativas actividades que la destruyen cada año: el avance de la soya, la pecuaria, la madera o la minería ilegal, explicó el
especialista.

Precisamente, el investigador del instituto Imazon, Adalberto Verisimo, atribuyó la reducción de la deforestación de los últimos cinco meses a la crisis que afecta al precio de las materias primas y la restricción del crédito a deforestadores aprobada por el gobierno. Continúa, en cambio, una tala 'especulativa' en tierras que los depredadores estiman que a largo plazo ganarán valor, explicó Verisimo.

Las ONGs le reclaman al gobierno que no haya adoptado un compromiso de metas anuales de deforestación.

"Las malas noticias sobre la destrucción de la selva sólo terminarán cuando el gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva asuma la propuesta de las ONGs de llevar a cero la deforestación hasta 2015", dijo el director de la campaña Amazonia de Greenpeace, Paulo Adario. (AFP) 

Los que pierden

Los estados que lideraron la deforestación en Brasil en el último año fueron: Pará en el noreste (que perdió 5.180 kilómetros cuadrados de selva) y Mato Grosso en el centro del país, un gran productor de soya, maíz y ganado, devastadores para la selva), y que perdió 3.259 kilómetros cuadrados.

Siga bajando para encontrar más contenido