Dell será comprada por su presidente y saldrá de Wall Street

La transacción será por un valor estimado de 24.400 millones de dólares.

Michael Dell

Reuters

Michael Dell

POR:
febrero 05 de 2013 - 02:56 p.m.
2013-02-05

Michael Dell retirará de la bolsa al fabricante de computadores Dell, del que fue fundador, con un acuerdo de compra valorado en 24.400 millones de dólares que representa la mayor compra asociada con deuda desde la crisis financiera.

Dell, que es presidente ejecutivo de la empresa, y Silver Lake pagarán 13,65 dólares por cada título del tercer mayor fabricante de computadores del mundo.

El acuerdo es financiado con efectivo y acciones de Michael Dell; efectivo de Silver Lake; efectivo de la firma de inversiones de Dell, MSD Capital; un préstamo de 2.000 millones de dólares de Microsoft Corp y créditos de cuatro bancos.

La transacción se espera que se cierre antes del fin del segundo trimestre fiscal 2014 de Dell Inc. Las noticias sobre las negociaciones aparecieron por primera vez el 14 de enero, aunque se informó que las negociaciones habían empezado en el tramo final del 2012.

Michael Dell había estado diciendo desde el 2010 que había pensado en sacar a la empresa de la bolsa.

El precio de 13,65 dólares implica un premio de un 24 por ciento sobre el promedio de 11 dólares al que se negociaban los papeles de Dell antes de las noticias sobre los acuerdos para su compra.

Sin embargo, el valor es muy inferior a los 17,61 dólares que marcaban los títulos hace un año.

"Creo que la cuestión clave aquí es si los accionistas aprobarán este acuerdo porque prácticamente no hay premio con relación a lo que la acción se está transando", dijo el analista de Sterne Agee, Shaw Wu. Las acciones de Dell abrieron con un alza de un 0,7 por ciento a 13,36 dólares el martes. 

PERDIDA DE PARTICIPACION

Dell ha perdido participación constantemente en el mercado de los computadores personales ante rivales como Lenovo Group y tiene dificultades para reavivar su crecimiento.

Eso a pesar de los esfuerzos de Michael Dell en los cinco años desde que retomó el mando de la compañía que fundó en 1984, luego de un breve paréntesis en el que la suerte de la empresa empeoró rápidamente.

Aunque analistas dijeron que Dell podría ser una empresa más ágil tras salir de la bolsa, todavía tendrá que lidiar con las difíciles condiciones del mercado.

"Esta es una oportunidad para Michael Dell de ser un poco más flexible en la gestión de la compañía", dijo el analista de FBN Securities, Shebly Seyrafi.

"Eso no aleja el hecho de que enfrentarán desafíos en el mercado de los computadores personales como lo hicieron antes".

El jefe financiero de Dell, Brain Gladden, dijo que la estrategia de la compañía seguiría siendo la misma en general después de que se cierre el acuerdo y reconoció que dar un giro relevante en el curso de la empresa tomará más tiempo y requerirá más inversiones. 

Michael Dell planea mantener su actual estrategia de reestructuración para diversificarse más allá de los computadores personales.

Brian Gladden, presidente financiero de Dell, dijo en una entrevista el martes que la compañía ahora puede continuar con su estrategia sin verse limitada por las presiones del escrutinio público derivado de cotizar en bolsa.

"Bajo una nueva estructura privada tendremos tiempo y flexibilidad para realmente alcanzar y concretar la estrategia", dijo Gladden. "Podremos seguir con la inversión orgánica e inorgánica y no tendremos el escrutinio y las limitaciones asociadas con operar como compañía pública (...) Por lo que estamos, en general, muy, muy alentados por el futuro", agregó.

La compañía, que llegó a ser el principal fabricante de computadores del mundo, está tratando de impulsar su crecimiento centrándose en productos y servicios para las corporaciones.

Además, durante el último par de años abandonó las ventas a consumidores, que dejan márgenes bajos, y se está enfocando en áreas con mayores márgenes, como empresas del sector público y la industria de la salud.

Pero el cambio radical ha sido lento y doloroso. En noviembre, Dell reportó una caída del 47 por ciento en sus ganancias del tercer trimestre fiscal por las bajas ventas de computadores personales, una demanda más débil por parte de las grandes corporaciones y un desplazamiento hacia la computación móvil.

Gladden admitió que el cambio requerirá más tiempo e inversión, que la compañía planea llevar a cabo como una empresa privada que tendrá menos énfasis en el progreso trimestre tras trimestre.

"Al no tener en realidad el escrutinio asociado a una compañía que cotiza en bolsa, podemos llevar a cabo la inversión necesaria y mantener el plan, en algunos casos ser más agresivos de lo que podemos ser hoy día", dijo.

Los rivales de Dell criticaron la operación al decir que no será buena para los clientes. "Dell tiene un duro camino por delante", dijo Hewlett-Packard, el mayor fabricante mundial de computadores, en un comunicado. "Y con el significativo peso de deuda, la capacidad de Dell de invertir en nuevos productos y servicios será extremadamente limitado", agregó.

HP dijo que las compras financiadas tienden a dejar a los actuales "clientes y a la innovación a un costado" y dijo que planea aprovechar al máximo cualquier problema que la transacción pueda causar en la base de clientes de Dell.

Lenovo dijo en un comunicado que se centraba en productos y clientes "en lugar de distraerse con maniobras financieras e importantes cambios estratégicos".

REUTERS

Siga bajando para encontrar más contenido