Demanda interna deberá cuidarse en 2009 para no favorecer caída del sector industrial y de comercio

Analistas aseguran que la crisis financiera internacional impulsó la desaceleración de la economía colombiana, pero advirtieron que, cuando esta se produjo, el país ya avanzaba hacia el descenso.

POR:
noviembre 20 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-20

Y es que factores como la inflación, la revaluación, las alzas en las tasas de interés en los bancos, el desempleo y hasta el descenso en la inversión pública en las regiones, llevaron a una reducción en la demanda interna, que a su vez explica, en parte, la caída de la industria y el comercio.

Para el consultor Mauricio Cabrera, el frenazo en la economía colombiana se dio antes del estallido de la crisis financiera: la destorcida empezó desde finales del año pasado y se evidencia precisamente en los resultados de la industria, que para él técnicamente está en recesión; el comercio, así como en la reducción en las licencias de construcción.

Así lo planteó al intervenir en el seminario 'Para Dónde va la Economía', organizado por Foros Casa Editorial El Tiempo.

Por su parte, el investigador de Fedesarrollo, Mauricio Reina, dijo que a la economía colombiana, a pesar de la crisis internacional, la mantendrán viva las exportaciones y la inversión.

Aunque habrá una reducción en las ventas al exterior y la inversión extranjera caerá, estas seguirán siendo un motor para la economía, cuyo crecimiento para el año entrante estima entre 2,7 por ciento y 3,1 por ciento.

"Estoy más cerca del 2,7 por ciento", dijo Reina. Advierte sobre los problemas que generará la devaluación y la caída de los precios del petróleo que deberá enfrentar Venezuela, y las dificultades en Ecuador, compradores de los bienes no tradicionales.

Pero a todo este entorno económico se suma la incertidumbre que le inyecta el tema político.

El director de PORTAFOLIO, Ricardo Ávila, dijo que en una encuesta realizada se evidencia el efecto de la falta de claridad frente a un posible tercer mandato del presidente Uribe, lo cual genera un ambiente de incertidumbre que además se refleja en la agenda del Congreso, que está paralizada.  

Siga bajando para encontrar más contenido