Denuncian más líos en proyecto de ley Zidres

Reclamos de una y otra parte, rumores y presiones entre otros reclamos.

Nery Oros Ortiz, representante a la Cámara por el Vichada.

Archivo Portafolio

Nery Oros Ortiz, representante a la Cámara por el Vichada.

Finanzas
POR:
diciembre 05 de 2014 - 01:47 a.m.
2014-12-05

Parece que a como dé lugar, se quiere que se apruebe el proyecto de ley que crearía las llamadas zonas de interés de desarrollo rural y económico (Zidres).

Entre otras razones –explicó una analista político a Portafolio– se tienen intereses creados de los gremios de la producción y algunos grupos de empresarios.

Como otro ingrediente de este capítulo, la representante a la Cámara por el Vichada, Nery Oros, miembro de la Comisión Quinta, denunció que por estos días se han publicado varias falsedades, relacionadas con supuestas propiedades de tierras en la altillanura, y de su relación con su exesposo, el también Representante Marco Rodríguez, de quien se divorció hace más de una década, fue objeto de recusación.

Ahora, una de las discusiones áas tensas ha sido por uno de los artículos del proyecto que pretende que los bienes de extinción de dominio puedan convertirse en baldíos y así puedan adjudicarse para que hagan parte de las Zidres.

“Otra de las intenciones con este proyecto estaría en ampliar el área dentro del concepto de Unidad Agrícola Familiar (UAF), con el fin de manejar los casos denunciados de compras irregulares de tierras por parte de varios empresarios”, dijo el analista consultado, quien pidió la reserva de su nombre.

Se supo, en la tarde de ayer, que el Gobierno quiere que el próximo miércoles el proyecto sea aprobado con el mínimo de congresistas, mientras que se ha evidenciado su interés de marginar a los que le hayan hecho reparos, tal es el caso de la Representante Nery Oros.

La congresista ha hecho, en repetidas ocasiones, reclamos, reparos y solicitudes de cambio del articulado al proyecto.

Uno de los reclamos, por ejemplo, tiene que ver con aspectos como endeudar al campesino para que compre la tierra que trabajará para beneficio de terceros (empresarios), en contravía del deber del Estados de dársela.