Denuncian mercado ilegal de los aceites comestibles

Empresas procesadoras de aceites comestibles con licencia pero sin planta de producción y que no pagan impuestos; marcas que incumplen con las medidas señaladas en los envases, y aceites de dudosa calidad, se han convertido en un dolor de cabeza para los industriales afiliados a la Asociación Colombiana de la Industria de Grasas y Aceites Comestibles (Asocoingra), que agrupa a empresas que participan con el 59 por ciento de este mercado en en el país.

POR:
enero 25 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-25

Según Ángela María Orozco, presidenta del gremio, la existencia de compañías fantasma en el mercado nacional no solamente está generando graves problemas a la industria organizada, sino que constituyen un engaño y un riesgo para la salud de los consumidores, debido a que los envases no contienen la cantidad del producto anunciado en las etiquetas, o corresponden a aceites reenvasados a través de procesos que no reúnen las condiciones de higiene exigidas para la manipulación de alimentos. El hecho ya fue puesto en conocimiento de la Dian, la Superintendencia de Industria y Comercio al igual que del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), entidades de control que iniciaron las investigaciones con base en pruebas suministradas por el gremio. De acuerdo con la directora ejecutiva de Asocoingra, Lina Fulladosa Borda, el hecho fue detectado tras varios meses de seguimiento al mercado, luego de observar una reducción en las ventas de las principales empresas, que daban la sensación de una dudosa reducción del consumo doméstico de aceites comestibles. “En las primeras averiguaciones encontramos productos con precios inferiores en un 30 por ciento, en tiendas y supermercados de barrio, en diferentes regiones del país, lo cual es imposible en esta industria”, aseguró Orozco. El seguimiento hecho al mercado nacional de aceite ha permitido detectar una merma en las ventas del producto por parte de la industria organizada, que según un estudio de Nielsen entre 2007 y 2008 fue del 7 por ciento. Por ejemplo, en la Costa Caribe se calcula una disminución de las ventas del 13 por ciento en el primer semestre del 2009, mientras que en la zona centro del país la caída asciende al 15 por ciento, es decir unos tres millones de litros menos en los primeros seis meses del año pasado. En el Valle del Cauca, la contracción se calcula en 11 por ciento en el mismo periodo. “El problema es aún más grave si se tiene en cuenta que buena parte de este aceite corresponde a presentaciones de tamaños pequeños que se comercializan en los sectores más pobres de las ciudades, especialmente en la Costa Caribe y Bogotá”, dijo Orozco. 9 millones de litros menos de aceites comestibles fueron vendidos en el primer semestre del año pasado, por la industria tradicional. La demanda en el país Según un estudio realizado por Nielsen, en Colombia son comercializados alrededor de 162 millones de litros de aceite comestible refinado al año. La región de mayor demanda de este producto es la Costa Caribe con 45 millones de litros al año, seguido de Cundinamarca con 31 millones y Antioquia 27 millones de litros cada año. La comercialización se realiza mediante tres canales: supermercados, tiendas de barrio y plazas de mercado. EDISAR

Siga bajando para encontrar más contenido