Depreciación y el Niño, ponen en riesgo la meta de inflación

José Darío Uribe, gerente del Banco de la República, explicó que el gasto interno de la economía vive un proceso de ajuste gradual a la menor dinámica del ingreso nacional, por la caída de los precios del petróleo. Incremento transitorio de los precios seguiría.

José Darío Uribe, gerente del Banco de la República.

Archivo / Portafolio

José Darío Uribe, gerente del Banco de la República.

Finanzas
POR:
agosto 03 de 2015 - 06:50 p.m.
2015-08-03

En la presentación del Informe sobre Inflación, realizada por el Banco de la República, quedó claro que los precios de la canasta básica seguirán creciendo en el segundo semestre del año al mismo ritmo que lo hicieron durante los primeros seis meses de este 2015.

"La menor dinámica en la oferta de alimentos, la transmisión de la depreciación nominal a los precios al consumidor y el incremento en los costos de las materias primas importadas, explican en gran parte la aceleración de la inflación en lo corrido del año", señala el reporte del Banco.

En junio la inflación anual al consumidor (4,42 %) se mantuvo relativamente estable y el promedio de las cuatro medidas de inflación básica (4,14 %) aumentó por noveno mes consecutivo.
En este sentido, Uribe señaló que "las proyecciones del equipo técnico sugieren que a finales de 2015 la inflación estará cerca de los actuales niveles e iniciará su proceso de convergencia a la meta (3%) a comienzos de 2016".

Hasta el momento, los indicadores disponibles de expectativas de inflación muestran que los agentes también perciben el incremento de los precios al consumidor como un fenómeno de naturaleza transitoria.

Así lo indican las expectativas de inflación de los analistas a uno y dos años, y las que se derivan de los TES a 2, 3 y 5 años, las cuales continúan cerca del 3 %".
"No obstante, existe el riesgo de que la depreciación del peso y la persistencia de El Niño posterguen la convergencia de la inflación a la meta de manera directa y por la activación de mecanismos de indexación".
Según el contexto económico descrito -señala el Emisor- la inflación se mantiene por encima del límite superior del rango meta y el gasto interno de la economía está ajustándose gradualmente a la menor dinámica del ingreso nacional.

"Se espera que en el horizonte de acción de la política monetaria los choques temporales de precios se reviertan en un entorno de expectativas de inflación ancladas en la meta".

No obstante, admite la autoridad monetaria, existe el riesgo de que movimientos necesarios en un precio relativo, como es la tasa de cambio, desanclen las expectativas de inflación a más de un año o contagien de manera persistente los indicadores de inflación básica, o que el ajuste del gasto no sea en la magnitud compatible con la estabilidad macroeconómica.
Bajo estas condiciones, la Junta del Banco señaló que continuará haciéndole seguimiento a la inflación y las expectativas de inflación, al tamaño del ajuste del gasto interno y a su coherencia con el nivel de ingreso de largo plazo, a la sostenibilidad del déficit externo y, en general, a la estabilidad macroeconómica.

También reiteró su compromiso de mantener la inflación y sus expectativas ancladas en la meta, reconociendo el incremento transitorio del nivel de precios.

Con información del Banco de la República