Derribarían estadios para reducir costos

Las ciudades portuguesas están bajo presión para demoler estadios construidos para campeonatos europeos de fútbol en el 2004 al tiempo que el Gobierno se prepara para controlar un creciente déficit. Portugal planea anunciar un presupuesto esta semana que exigirá a las ciudades ahorros adicionales de costos, dijo el ex ministro de Economía, Augusto Mateus.

POR:
enero 19 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-19

Las ciudades de Aveiro y Leiria quieren reducir los pagos mensuales de mantenimiento de estadios públicos de hasta 1,2 millones de euros (US$1,7 millones), dijeron los funcionarios. Mateus, ex ministro del Partido Socialista, y el diputado Social Demócrata de Aveiro Ulisses Pereira, dicen que deben considerar la demolición. El debate llega en un momento en que Polonia y Ucrania están gastando miles de millones en construir estadios, caminos y otro tipo de infraestructura para el campeonato del 2012. Portugal gastó 600 millones de euros en construir o reparar varios estadios, que ahora quedan vacíos en tres cuartas partes para los juegos de liga. Los estadios constituyen un símbolo del derroche, dijo João César das Neves, profesor de economía de la Universidad Católica de Lisboa. “Los municipios deben estar abiertos a demoler estadios para hacer espacio para centros comerciales o de negocios. Es muy difícil pagar deuda por algo que no crea riqueza ni representa un bien público”, dijo Mateus. El Beira Mar, equipo de segunda división, no puede costear el mantenimiento de un estadio municipal de 30.000 asientos y US$94 millones en Aveiro, mientras que el União de Leiria de primera división no tiene suficientes ingresos para mantener el estadio de la ciudad de US$120 millones. Los equipos de liga menor Farense y Louletano dependen del dinero de los contribuyentes para financiar el estadio de US$61 millones que comparten. Derribar los estadios es una idea ridícula luego de que se gastó tanto en su construcción y renovación, dijo Joaquim Evangelista, presidente del sindicato nacional de futbolistas. “El fútbol es muy importante en Portugal como en otros países europeos”, dijo Evangelista. “Es posible llenar los estadios y alentar a las familias a ir a los partidos”. EMIMEN

Siga bajando para encontrar más contenido