Derrumbe del Space tiene tambaleando a la constructora CDO

Ya ha pagado $15.000 millones por fallas en sus torres, pero la suma se podría duplicar.

POR:
noviembre 17 de 2013 - 05:40 p.m.
2013-11-17

Hace 36 días, la torre 6 del edificio Space de Medellín se hizo trizas y se llevó consigo la vida de 11 personas y la reputación de la poderosa constructora CDO, marca creada hace 57 años, que hoy tiene en riesgo tres proyectos más y prácticamente todo su patrimonio.

EL TIEMPO estableció que, para capear la tragedia y sus coletazos, sus socios ya han desembolsado cerca de 15.000 millones de pesos, siete veces el capital suscrito de Lérida CDO, la constructora del Space.

A los dueños y arrendatarios de la torre desplomada (la 6) y de la evacuada (la 5), ya les pagaron 9.844 millones, y 950 millones a los residentes de los demás edificios afectados, a manera de auxilio de habitabilidad.

Por las labores de rescate, la Alcaldía de Medellín cobrará 1.500 millones, y una suma similar costará la implosión de la torre 5, que debe ser derrumbada.

Pero eso es tan solo la cuota inicial. Falta establecer si tienen que echar abajo otro de sus proyectos (el Continental Tower), indemnizar a los dueños de dos edificios vecinos (el Asensi y el Olivares) y, lo más sensible, conciliar con las 11 familias de los fallecidos.

Si bien, Álvaro Villegas, padre de Pablo Villegas, anunció a EL TIEMPO que ya tiene un primer estudio que indica que el Continental no debe ser demolido y que solo requiere obras de repotenciación.

Además, que ya están hablando con las familias de los muertos para darles todas las garantías y a los huérfanos.

Sin embargo, nadie sabe a cuánto ascienden esas pretensiones, pero, por los capítulos pendientes, se podría duplicar la cifra ya pagada.

Y aún falta lo penal.

Hace dos semanas, la Fiscalía ingresó a las oficinas de CDO y de Jorge Aristizábal Ochoa, el estructurador del Space, para establecer por qué siete torres de un mismo grupo registran fallas estructurales que, en el peor de los casos, podrían terminar en condenas por homicidio.

Los forenses verifican en planos y en campo si algunas columnas estaban soportando más peso del calculado (40 toneladas adicionales) y si los estribos que reforzaban las vigas tenían un espesor menor.

“La norma, de 1998, habla de tres octavos y en planos hay varias de un cuarto”, dijo un experto, que agregó que, al parecer, Aristizábal daba el visto bueno a sus propios diseños.

Pablo Villegas Mesa, representante de Lérida CDO, rindió interrogatorio el miércoles. Y aunque las víctimas dicen que esa firma no tiene el músculo financiero para afrontar la tragedia, el empresario dijo, visiblemente afectado, que CDO iba a responder por todo.

“Pablo salió del Space minutos antes de que se viniera abajo (...); estuvo a punto de morir. El golpe fue tan duro que, además de expertos en derecho civil y penal, contrataron ayuda sicológica para ellos y para los empleados de CDO”, cuenta uno de sus amigos.

Y agrega que, a pesar de su temperamento recio, Álvaro Villegas Moreno, exsenador, exalcalde de Medellín, exgobernador de Antioquia y cabeza de CDO, está tan devastado como hace 36 años, cuando dos de sus hijos murieron.

“Es verdad. Pero les hemos dado la cara a las familias y a las autoridades. Todos los días me levanto a buscar los recursos para responder.

Si tengo que dedicar mi patrimonio a esto, lo haré”, dijo Álvaro Villegas.

Remates y embargos

Pero cuando se le preguntó qué fue lo que pasó, dijo que prefería esperar con respeto el diagnóstico de los expertos de la Universidad de los Andes y de los que CDO contrató. Sin embargo, recalcó que el calculista Aristizábal –quien un día antes del desplome dijo que las fisuras del Space no generaban peligro– es un profesional y que les ha entregado documentos valiosos para indagar lo sucedido.

“Es un ingeniero de élite. Ha hecho 4.720 cálculos para obras claves. Cuando el edificio mostró la primera dificultad, él y seis ingenieros recomendaron ponerle tacos del sótano al sexto piso y forrar en láminas gruesas las columnas y eso estábamos haciendo”, explicó.

Pero es sobre el trabajo de Aristizábal sobre el que se están centrando varios interrogantes. Además de su brillante hoja de vida, el ingeniero, de 61 años, es conocido por su cercanía profesional a la Curaduría Segunda de Medellín, en donde varias firmas tramitan licencias para construir en la apetecida zona de El Poblado.

Y, junto con sus logros profesionales, registra líos legales, incluido el remate de uno de sus bienes, embargos y multas, heredados de constructoras de las que fue socio: Aldea Palmaverde y Halcones de San Diego, ambas en liquidación.

“Esa situación lo habría llevado a ofrecer proyectos a más bajo costo y llevar al límite el diseño”, explicó un experto.

Pero Álvaro Villegas dijo que ese no fue su caso. “No lo buscamos por precio, sino por calidad. Le puedo asegurar que es carero”.

La Fiscalía citó a interrogatorio a ocho personas más y espera tomar las primeras decisiones en enero.

Piden endurecer normas y crear estatuto del curador

El alcalde Aníbal Gaviria propuso al Gobierno Nacional un cambio de normatividad en relación con los curadores, las licencias, inspecciones, vigilancia y sanciones para los proyectos urbanísticos.

La propuesta la oficializó el viernes mediante un documento entregado al viceministro de Vivienda, Guillermo Herrera, luego de instalar el Día del Inmobiliario en el hotel Intercontinental de Medellín.

“Sabemos que en algunos puntos hay coincidencia porque ya los hemos conversado con el Gobierno Nacional.

Puede que en otros no tengamos convergencia, pero son parte de la discusión pública”, expresó Gaviria

La iniciativa busca endurecer las multas por las infracciones cometidas por los constructores, crear el estatuto del curador, exigir la supervisión técnica e interventoría externa obligatoria a los constructores, y tener un registro único de interventores y supervisores, entre otras.

Gaviria dijo que se trata de un paso en el proceso que seguirá en discusión, pero confió en que las propuestas puedan desarrollarse.

“Ojalá se adelanten algunas acciones que son del resorte del Gobierno y así se le pueda devolver la confianza a la gente, tras el impacto por la caída del Space”, enfatizó el alcalde.

La polémica se centra ahora en algunos constructores que estarían usando baja calidad en materiales, además de ‘hiperoptimización’, concepto que significa hacer grandes estructuras con columnas débiles pero vigas fuertes, con el fin de abaratar costos.

Según Federico Estrada, gerente de La Lonja Propiedad Raíz, el desplome de la torre 6 del Space y la revisión de otros cuatro proyectos de la misma constructora, evacuados por fallas estructurales, es lamentable e implica el análisis de autoridades y compañías.

“Hay temores entre las personas interesadas en comprar en torres de 20 o 25 pisos; algo que nunca había ocurrido, pues es en las alturas donde más se apetecía vivir; y la única manera de seguir construyendo en este valle es en altura”, advirtió Estrada.

Avanzan mesas de trabajo

La Alcaldía de Medellín continúa liderando las mesas de trabajo con afectados y autoridades para hacer menos traumática la tragedia del Space y sus coletazos. En una de ellas sentó a las aseguradoras involucradas en el caso y está intentando que acepten que sus ajustadores se plieguen a los conceptos que emita la Universidad de los Andes sobre las causas del desplome. También está mediando entre las familias afectadas y CDO.

Y aunque no ha tenido acceso a los contratos de transacción firmados entre las partes, viene monitoreando los pagos y las indemnizaciones para las víctimas. También tiene asiento en la mesa de autoridades, en donde Minvivienda, la Fiscalía y la Procuraduría ventilan la evidencia recogida.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
Medellín

Siga bajando para encontrar más contenido